La historia de Najih Shaker Al-Baldawi podía ser igual a la de cualquier hombre en Irak, sin embargo, las redes sociales ahora le rinden tributo y lo califican de héroe por dar su vida a cambio de salvar a otras personas. 

Al-Badawi abrazó a un terrorista suicida del Estado Islámico que pretendía hacerse estallar en un santuario ubicado en Balad, Irák. Aunque esta acción le costó la vida, pudo prevenir que muchas personas murieran. 

Dos hombres armados se hicieron estallar

Dos hombres armados se hicieron estallar

AFP

Foto:

La historia fue confirmada por activistas defensores de derechos humanos en Irak. La tarde del pasado jueves, Najih Shaker Al-Baldawi se acercó a un atacante suicida, y lo abrazó mientras se abría paso en un santiuario en Balad, Irak, cuando vio que traía un cinturón suicida. 

El terrorista integrante de Estado Islámico, forcejeó con él. Al darse cuenta de esta situación, las personas alrededor huyeron y fue cuando el extremista se hizo explotar, causando su muerte y la de Al-Badawi. 

Entre las víctimas mortales había tres niños

Entre las víctimas mortales había tres niños

AFP

Foto:

Este terrorista fue parte del grupo de atacantes que atentó contra el santuario Sayyed Mohammad, en donde fallecieron 40 personas y 70 resultaron heridas el pasado 7 de julio. Los agresores vestían uniformes de las fuerzas de seguridad. 

Este ataque provocó un incendio que causó graves daños un mercado cercano al santuario. El atroz acto fue revindicado por el grutpo terrorista Estado Islámico, anunciando que fueron cinco los yihadistas que atacaron y mataron a los guardias del recinto religioso.

AFP

Foto:

"Está claro que este cobarde ataque tiene como objetivo iniciar las tensiones sectarias en Irak, y arrastrarnos de nuevo a los días oscuros de conflicto entre nosotros", comentó Jan Kubis, enviado de la ONU a Irak en un comunicado. 

El pasado mes de junio, un ataque de EI en Baghdad cobró la vida de 292 personas y dejó más de 200 heridos. Es el peor atenado terrorista en el país desde 2003, cuando inició la guerra. En medio de toda esta polémica, el ministro del Interior de Irak presentó su renuncia. A su vez, fue el ataque más letal de Estado Islámico. Diversos analistas coincidieron que tuvo que ver que Estado Islámico perdió la ciudad de Faluya, uno de sus bastiones.