Un camión embistió este jueves a una multitud en la localidad de Niza y en una desenfrenada carrera de dos kilómetros mató al menos a 80 personas, en un ataque que el presidente François Hollande definió como "terrorista".

El ataque se produjo en el Paseo de los Ingleses, la rambla costera de esta ciudad turística de la costa Mediterránea, abarrotada de gente este día de fiesta nacional para presenciar los habituales fuegos artificiales de cada aniversario de la Revolución Francesa.

En la cálida noche veraniega y cuando el paseo estaba repleto de gente, un camión blanco irrumpió a toda velocidad y avanzó durante dos kilómetros arrollando a su paso a los turistas, hasta que el conductor fue abatido por la policía.

"Era un caos. Vimos gente herida (...) escuchamos gritar a muchas víctimas", relató un reportero de la AFP que estaba en el sitio y evitó por poco ser arrollado.

La desenfrenada carrera dejó al menos 80 muertos, dijo la madrugada del viernes el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, y agregó que otras 18 personas se encontraban en estado "crítico".

Varias horas después del ataque, el semirremolque blanco permanecía inmovilizado frente a un lujoso centro hotelero, con sus neumáticos perforados por balas y la puerta derecha repleta de orificios de los proyectiles disparados por la policía para detener una carrera asesina.

"El carácter terrorista" del ataque es "innegable", dijo la madrugada del viernes en una intervención televisiva el presidente Hollande, quien informó sobre varios niños muertos.

El jefe de Estado, quien regresó en la noche desde Aviñón a París para ponerse al frente de una célula de crisis, advirtió asimismo que, pese a los ataques, Francia "reforzará su acción en Siria e Irak", países donde combate a los yihadistas del Estado Islámico (EI).

"Nada nos hará ceder en nuestra intención de combatir el terrorismo. Vamos a reforzar nuestra acción en Siria e Irak. Vamos a seguir golpeando en sus reductos a quienes nos ataquen en nuestro propio suelo", dijo Hollande.

Esta masacre ocurrió ocho meses después de los atentados de París en los cuales suicidas del EI mataron a 130 personas en varios ataques coordinados.

Fuerzas militares y grupos especiales de la policía acordonaron el área, señaló otro reportero de la AFP, quien confirmó la llegada de gran cantidad de ambulancias y vehículos de socorro, mientras decenas de cadáveres permanecían alienados sobre el suelo.

Documentos de un franco-tunecino

La policía indicó que aún no se había podido corroborar la identidad del conductor del camión, pero que en el interior se encontraron documentos a nombre de un ciudadano franco-tunecino, de 31 años y domiciliado en Niza, ciudad vecina a Mónaco y cercana a la frontera con Italia.

Desde París, se informó que la justicia antiterrorista se hizo cargo de la investigación.

Este es el segundo ataque más sangriento cometido en Europa en los últimos años, superado sólo por el atentado múltiple en París de noviembre 2015 (con saldo de 130 muertos).

Francia ya había sido golpeada por la violencia en los atentados del 7, 8 y 9 de enero de 2015, contra la revista satírica Charlie Hebdo y contra un supermercado kósher, que dejaron 17 muertos y a los que siguieron varios otros ataques y tentativas.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, condenó firmemente la noche del jueves "lo que parece ser un horrible ataque terrorista" en Niza.

"Nos solidarizamos con Francia, nuestro más antiguo aliado, en momentos en que enfrenta este ataque", declaró Obama en un comunicado, y ofreció la ayuda de Estados Unidos en la investigación para hallar a los responsables de la tragedia.

En Londres, la flamante primera ministra Theresa May está siendo informada del "terrible incidente" en Niza, informó un portavoz. "Nuestros pensamientos están con los afectados por este terrible incidente", agregó.

El presidente interino de Brasil, Michel Temer, dijo: "Hoy, más que nunca, somos todos franceses (...) Brasil se une a todos los que desean y luchan por la paz y la armonía en el mundo".

También el presidente de México, Enrique Peña Nieto, condenó el ataque. "México reprueba todo acto de violencia como el ocurrido en Niza".

PUB/SVM