Un hombre de 30 años asesinó a su ex pareja, la hermana de ésta y la abuela de ambas, e hirió de gravedad a una bebé de siete meses en Godoy Cruz, un barrio residencial de la provincia de Mendoza, a 1.100 km al oeste de Buenos Aires.

Se trata de un profesor de artes marciales que había mantenido una relación sentimental con una de las víctimas, una mujer de 30 años, según las fuentes del caso. Las otras dos mujeres asesinadas tenían 45 y 80 años, ésta última una mujer que estaba “en cama”, dijo el ministro.

"Abuelita, vení. Llamá a una ambulancia. El Daniel mató a mi mamá. Están todos muertos”. El padre de su hermanita había matado a su familia. B., de 8 años, había logrado escapar y esconderse junto a su perro en el maletero de un auto.

Zalazar fue detenido en el Hospital Central, adonde llegó con la ropa ensangrentada; decía que lo habían asaltado. Al llegar a la casa de Trapiche, la policía advirtió que el homicida había dejado el gas abierto y una vela encendida para que volara todo.

A las mujeres las golpeó salvajemente y luego las acuchilló; las autopsias demuestran que atacó siempre al cuello, para asegurar la muerte. El chico de 11 años tenía heridas punzocortantes desde la cabeza hasta el abdomen. El bebé, de 10 meses, un corte en el cuello y la boca perforada. Ambos están internados, con respirador y pronóstico reservado, en el Humberto Notti. "Su estado es desesperante, los atacaron con una saña nunca vista", dijo Raúl Rufeil, director del hospital pediátrico al diario argentino La Nación.

Durante sus primeras horas detenido en la Comisaría 7° de Godoy Cruz, Daniel Zalazar, acusado de ser el autor del triple femicidio , y de haber dejado gravemente heridos a dos menores, intentó quitarse la vida.

A primera hora de hoy se conocieron las primeras declaraciones de Zalazar. "Me hicieron sacar", fueron las fuertes palabras que utilizó el presunto homicida para justificar la masacre de su ex pareja, Claudia Arias (30); a una tía de la joven, Marta Ortiz, de 45, y a su abuela, doña Ñata, Silda Vicenta Díaz, de 90 años, según pudo reconstruir el diario local El Sol.

Por su parte, la coordinadora del Ministerio Público Fiscal de Mendoza, María Teresa Day, confirmó que el triple femicidio se originó a partir del reclamo de filiación que el supuesto asesino hizo a su ex pareja.

La coordinadora del Ministerio Público Fiscal de la provincia, María Teresa Day, afirmó que sobre el hombre no pesaban denuncias anteriores por violencia de género y que el desencadenante de la discusión que terminó con el triple feminicidio fue "una discusión por una realización de (prueba de) ADN de la beba".

En declaraciones a radio Vorterix, la funcionaria explicó que el hombre declaró pero no reconoció haber cometido los crímenes y finalmente quedó acusado por el triple asesinato y por las tentativas de homicidios de los niños "con los agravantes de la alevosía y el vínculo".

El Registro Nacional de Femicidios reveló que en 2015 al menos 235 mujeres fueron asesinadas a manos de sus parejas. En lo que va de 2016, según datos de organizaciones sociales a los que se suman las tres muertes de ayer, esta cifra se sitúa en torno a las 230, de las cuales 17 tuvieron lugar en la misma provincia de Mendoza.

 

PUB/IAM