El presidente saliente, Ollanta Humala, dejará la presidencia del Perú con un 23% de aprobación, según la última encuesta GfK publicada a principios de esta semana.

Humala llegó a la presidencia apoyado por una coalición de centro izquierda que hacía presagiar, en el 2011, que su gobierno iría en la misma línea de lo hecho por Hugo Chávez en Venezuela. Pero las divisiones en dicha coalición por el conflicto de Cajamarca, departamento donde la mayoría de la población se opuso en 2011 a un proyecto minero, y  los continuos cambios de gabinete que llevaron a muchos congresistas a abandonar su causa, hizo que el gobierno diera un giro definitivo hacia la centro derecha.

“La gestión de Humala tuvo logros, como la puesta en práctica de programas sociales que, si bien tuvieron problemas, al final funcionaron”, dice Ramiro Escobar, analista político peruano. “El ministerio de Educación fue la cartera en donde hubo menos cambios de ministro (2), y se va a dar algo muy inusual, que es que Kuczynski va a continuar con el mismo ministro, Jaime Saavedra. Ha demostrado competencia en el tema”, apunta. Además, la inversión país en la educación pasó de ser un 2,4% a un 4% del PIB. “De todas formas, es necesaria una reforma al sistema educacional, que data del fujimorismo y que mercantilizó la educación, lo que hizo que aparecieran muchas universidades de mala calidad”, dice Escobar.

En la salud, Escobar dice que la percepción de la gestión de Humala es buena debido a lo hecho con el virus Zika, controlado en todo el país.

La administración del conflicto de La Haya, que si bien se realizó en mayor medida durante el gobierno de Alan García, también significan réditos para Humala: el veredicto y su puesta en práctica se llevaron a cabo durante su mandato, “por lo que se considera un logro de él”, dice Escobar.

Deudas
El mayor problema para los peruanos, según las últimas encuestas, es la seguridad. La principal promesa de campaña de Humala fue combatir la inseguridad ciudadana, pero seis de cada 10 peruanos considera este tema como uno de sus principales errores.

Nadine
La primera dama de Perú, Nadine Heredia, se ha visto envuelta en diferentes polémicas durante el gobierno de Ollanta Humala. Y aunque ha sido acusada de corrupción por haber recibido, supuestamente, dinero de parte del chavismo venezolano durante las campañas presidenciales de 2006 y 2011, y cuestionada por sus gastos frívolos, Ramiro Escobar cree que sería “injusto” involucrarla en casos de corrupción.

PUB/FHA