El primer ministro húngaro Viktor Orban sufrió un revés este domingo en su referéndum contra el plan de cuotas de migrantes de la Unión Europea (UE), al quedar la participación por debajo del 50% requerido, indicaron cifras oficiales escrutados el 99,6% de los votos.

Como se anticipaba, los votantes por el 'No' fueron amplia mayoría, un 98,3% del total, pero solo acudió a las urnas el 39,8% de los ocho millones de inscritos, lo que invalida el resultado.

De 8,22 millones de electores, 3,22 millones dijeron no a las cuotas de refugiados.

Tras conocerse el resultado, el primer ministro Viktor Orban dijo que la Unión Europea "no podrá imponer su voluntad a Hungría" en materia de inmigración.

"Bruselas no podrá imponer su voluntad a Hungría", añadió el dirigente conservador en un discurso, y subrayó que desea "hacer comprender a Bruselas que no pueden ignorar la voluntad de 99,2% de los electores".

Por su parte, el vicepresidente del partido gobernante, Gergely Gulyas, dijo que el resultado es "una victoria para quienes rechazan el plan de reubicación, quienes creen que solo pueden permanecer los Estados nación y creen en la democracia".

Unos 400.000 migrantes transitaron por Hungría en 2015, la mayor parte de ellos antes de que se instalaran las alambradas en las fronteras serbia y croata. 

PUB/CHS