José Ataulfo García, sacerdote que confesó haber violado a 30 niñas en México, fue absuelto por la Iglesia Católica a pesar de las pruebas.