El grupo Estado Islámico desarrolló una "capacidad de combate para llevar a cabo una nueva campaña de ataques a gran escala con un foco particular en Europa", advirtió este lunes el director de Europol, Rob Wainwright.

Según un informe de Europol presentado por Wainwright y publicado este lunes junto con la inauguración de un nuevo centro antiterrorista, los analistas de la agencia estiman que el EI "prepara nuevos ataques (...) en los Estados miembros de la UE y en particular en Francia".

En una rueda de prensa, al margen de una reunión de ministros de Interior de la UE en Ámsterdam, Wainwright subrayó que "el llamado Estado Islámico tiene disposición y capacidad para llevar a cabo más ataques en Europa y por supuesto todas las autoridades nacionales trabajan para evitarlo". "Los ataques de París ilustran esta nueva amenaza", añadió.

El informe, que reúne las conclusiones de un seminario de expertos realizado tres semanas después de los ataques de París, que dejaron 130 muertos y centenares de heridos, fue presentado por el director de Europol.

En él, los expertos dan cuenta de los cambios en el 'modus operandi' del grupo yihadista que parece capaz de pasar al acto "cuando lo desea", en cualquier lugar del mundo para perpetrar ataques "complejos y bien coordinados" utilizando combatientes locales que conocen el terreno.
Más sobre

"Los combatientes locales de EI tienen una libertad táctica de adaptar sus planes a circunstancias locales específicas, lo que suma una dificultad más a las autoridades para detectar esos planes e identificar a las personas vinculadas", señala el informe.

"Los ataques estarán dirigidos en prioridad a objetivos fáciles, por el impacto que generan", indica el informe.

El informe subraya que sin informaciones de inteligencia fiables, "las actividades, los contactos y los viajes de terroristas conocidos es casi imposible predecir con exactitud cuando y dónde se producirá el próximo ataque".

El director de Europol, Rob Wainwright, presentaba al mismo tiempo el nuevo centro europeo antiterrorista, con sede en La Haya, que actualmente cuenta con unos 40 analistas que serán reforzados en los próximos meses.

"Se focalizará en particular en la comunidad de 5.000 ciudadanos europeos que se radicalizaron participando en el conflicto en Siria e Irak y de los cuales muchos regresaron (...) lo que plantea un riesgo a la seguridad", dijo Wainwright.

PUB/IAM