El ministro británico de Defensa, Michael Fallon, alertó este martes sobre potenciales "contragolpes" del Estado Islámico (EI) en el Reino Unido y el resto de Europa a medida que el grupo yihadista "está perdiendo terreno" en Irak y Siria.

En una comparecencia en la Cámara de los Comunes para informar a los diputados sobre las operaciones del Ejército británico en la región, Fallon indicó que el Reino Unido ha participado en 43 bombardeos contra el EI en Siria desde que el Parlamento aprobó esa campaña en diciembre pasado y en 760 ataques aéreos en Irak desde septiembre de 2014.

"A medida que el Dáesh (Estado Islámico) se siente cada vez más presionado en Irak y Siria, podríamos ver contragolpes como parte del plan exterior del Dáesh contra objetivos europeos o británicos", dijo Fallon en respuesta a una pregunta en relación al control de "terroristas" de esta organización "que operan en Europa".

El responsable de Defensa británico afirmó que la contribución del Reino Unido a la misión militar contra el EI es "mayor que la de cualquier otra nación, excepto Estados Unidos".

La Real Fuerza Aérea británica (RAF) ha concentrado sus esfuerzos en los últimos meses en atacar los campos petroleros del este de Siria que los yihadistas utilizan para sufragar sus operaciones.

El Ejército británico también ha fijado como objetivos "infraestructuras de comunicaciones, comandancia y control" del EI y ha colaborado con información de inteligencia y labores de vigilancia con la coalición militar liderada por Washington.

"Los bombardeos de la coalición han destruido existencias petrolíferas de Dáesh valoradas en 800 millones de dólares (720 millones de euros)", dijo Fallon, quien apuntó que cortar "la cabeza de la serpiente" en Raqa y Mosul, fortines del EI en Siria e Irak, respectivamente, requeriría un "formidable" esfuerzo militar por parte de "tropas locales sobre el terreno".

Con todo, "incluso en Siria, Dáesh está perdiendo terreno y ya han sido expulsados de Shaddadi, una importante ruta de abastecimiento entre Mosul y Raqa", sostuvo el ministro.

"Nadie debe subestimar la dificultad que supone esto ni las escalas de tiempo con las que se debe trabajar. Aún así, se están haciendo progresos, como he indicado, en el noreste y el norte de Siria", recalcó.

El titular de Defensa señaló además que los 250 militares británicos que trabajan en labores de formación de tropas locales en Irak han entrenado a 13.000 efectivos de las fuerzas de seguridad iraquíes.

PUB/CM