Cuatro personas murieron y cinco resultaron heridas este miércoles por la noche en Tel Aviv cuando dos palestinos abrieron fuego en un barrio de restaurantes y bares cerca del ministerio de Defensa, según fuentes policiales y médicas.

Este ataque es uno de los más mortíferos desde que comenzó una ola de violencia hace unos meses.

Los atacantes irrumpieron por la noche en el barrio de Sarona, una zona de bares y restaurantes muy animada, y abrieron fuego, dijo el jefe de la policía de Tel Aviv Chico Edri a la prensa. Nueve personas fueron alcanzadas por los disparos, señaló.

El hospital Ichilov, cerca del lugar del ataque, anunció posteriormente que cuatro de los heridos fallecieron.

Uno de los dos atacantes fue detenido, el otro fue alcanzado por disparos y hospitalizado, dijo la policía.

La policía identificó a los agresores como dos primos palestinos de la región de Hebrón, en Cisjordania ocupada.

"Cuando llegué, vi a dos hombres jóvenes con heridas de bala afuera de un restaurante", relató un socorristas de la organización United Hatzalah, citado por esta última. "Los atendimos, al igual que a muchas otras personas que estaban conmocionadas".

El ataque provocó escenas de pánico. También se corrieron rumores como uno, desmentido luego, de que uno de los atacantes había logrado huir.

"No tenemos información sobre un terrorista que se haya escapado, la gente puede retomar sus actividades normalmente", declaró el jefe de la policía luego de que la zona fuera acordonada de forma provisional.

Israel, Jerusalén y los territorios palestinos viven una ola de violencia que ha costado la vida a 207 palestinos, 28 israelíes, dos estadounidenses, un eritreo y un sudanés desde el 1 de octubre, según un recuento de la AFP.

La mayoría de los palestinos muertos eran autores o presuntos autores de ataques, la mayoría cometidos con cuchillos. Muchos de los atacantes procedían de la zona de Hebrón, en Cisjordania ocupada.

Sin embargo, la frecuencia de los ataques se había reducido considerablemente en los últimos meses.

El 1 de enero ya se había producido en Tel Aviv un ataque similar al de este miércoles. Un árabe israelí había abierto fuego indiscriminadamente contra personas sentadas en terrazas de restaurantes y bares, dejando dos muertos y varios heridos. Durante su huida, había matado a un chofer de taxi. Fue abatido una semana después.

PUB/CM