Estados Unidos y las Naciones Unidas anunciaron hoy que tanto Israel como Hamás han acordado un alto el fuego humanitario sin condiciones que durará 72 horas a partir de las 8 de la mañana hora local de Gaza de este viernes 1 de agosto.

 
"El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, y el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, anuncian que el representante de las Naciones Unidas en Jerusalén y Coordinador Especial Robert Serry, ha recibido garantías de que todas las partes han acordado un alto el fuego incondicional y humanitario en Gaza", apuntaron en un comunicado.
 
Según indica la nota conjunta de Estados Unidos y la ONU, durante las 72 horas de tregua no habrá movimiento de tropas.
 
"Instamos a todas las partes a actuar con moderación hasta que comience este alto el fuego humanitario, y a respetar plenamente sus compromisos durante el alto el fuego", agregaron.
 
"Este alto el fuego es fundamental para dar a civiles inocentes un respiro muy necesario de la violencia. Durante este período, la población civil de Gaza recibirá ayuda humanitaria de urgencia, y la oportunidad de llevar a cabo funciones vitales, incluyendo enterrar a los muertos, cuidar a los heridos, y reponer suministros de alimentos", añade el comunicado
 
Asimismo, Ban y Kerry anunciaron que delegados palestinos e israelíes se están dirigiendo de manera inmediata a El Cairo para negociar con el Gobierno de Egipto, que bajo su invitación, actuará como mediador para alcanzar un cese de las hostilidades.
 
"Damos las gracias a los actores regionales clave por su apoyo vital en este proceso, y contamos con un esfuerzo y colaboración continuados por parte de la comunidad internacional para seguir prestando asistencia a Egipto y las partes a fin de llegar a un alto el fuego duradero tan pronto como sea posible", concluyeron.
 
Hasta ahora 1.428 personas han muerto en Gaza, y otras 8.000 han resultado heridas en los veinticuatro días de operación militar israelí sobre la Franja, denominada "Margen protector", mientras que las bajas en Tel Aviv no llegan al centenar y en su mayoría son militares.