El gobierno de Italia anunció ayer que el segundo funeral de Estado por la mayoría de las víctimas del terremoto del 24 de agosto se celebraría hoy en Amatrice, una decisión que se ha tomado después de las protestas de los supervivientes de esta localidad.

Por motivos de seguridad se había preferido el área del aeropuerto en Rieti, pero el alcalde de Amatrice, Sergio Pirozzi, pidió al gobierno que no se añadiera más sufrimiento "a una población devastada por el dolor" y afirmó que "no se puede obligar a un pueblo a ir lejos de donde ha vivido su gente".

Tras las protestas de los amatrichianos, el primer ministro Renzi aseguró que el funeral sería en este municipio como "era sacrosanto que fuera".

El de hoy es el segundo funeral de Estado, después de que el pasado 27 de agosto tuviera lugar una ceremonia religiosa por  las 232 de las víctimas del terremoto, de las que solo tres procedías de Amatrice.

Amatrice es una de las localidades más afectadas por el terremoto de magnitud 6 de la escala de Richter que el pasado 24 de agosto azotó el centro de Italia. Además de la devastación que afecta a esa localidad, otros pueblos cercanos y las carreteras colindantes que dan acceso a Amatrice han sufrido daños que han obligado a las autoridades a cortar las carreteras, lo que dificulta el desplazamiento por la zona.

A la ceremonia fúnebre asistirán el jefe del Estado, Sergio Mattarela, el primer ministro, Matteo Renzi, y otros altos cargos del Estado.El obispo de Rieti, Domenico Pompili, celebrará el funeral ante sólo 37 ataúdes de habitantes fallecidos de Amatrice.

El resto de los cuerpos fueron llevados a Rieti, donde en un primer momento se iban a celebrar las exequias, mientras otros fallecidos fueron trasladados a Roma por decisión de sus familias ya que muchos eran veraneantes que residían en la capital.

En la explanada se ha instalado en pocas horas una enorme estructura blanca para celebrar la misa a la que asistirán los habitantes de Amatrice, entre ellos el millar de desalojados que duerme en las tiendas instaladas en la zona.

 

PUB/IAM