Los japoneses conmemoraron este sábado con un minuto de silencio el primer bombardeo atómico de la Historia, efectuado hace 71 años contra Hiroshima, ciudad del sur del archipiélago visitada por primera vez este año por un presidente de Estados Unidos en activo.

El 6 de agosto de 1945, a las 08:15 hora local, un bombardero B-29 estadounidense bautizado "Enola Gay" arrojaba encima de esa ciudad la bomba atómica "Little Boy", y tres días más tarde, otra, "Fat Man", arrasaba Nagasaki, lo que condujo a la rendición japonesa el 15 de agosto y al final de la Segunda Guerra Mundial.

La bomba de Hiroshima causó una deflagración que subió la temperatura en el suelo a 4.000 grados. "Little Boy" provocó el mismo día y las semanas siguientes 140.000 muertos.

Este sábado, unos 50.000 japoneses, entre ellos el primer ministro Shinzo Abe y representantes de decenas de países, guardaron un minuto de silencio en el momento exacto en el que la bomba explotó sobre Hiroshima.

Durante la ceremonia oficial, el alcalde de la ciudad bombardeada, Kazumi Matsui, recordó la visita del presidente estadounidense, Barack Obama, en mayo pasado y su histórico discurso.

Esta visita "es la prueba de que el presidente Obama comparte el profundo deseo de Hiroshima de no tolerar el 'mal absoluto'", estimó Matsui, quien llamó al mundo a tomar medidas para prohibir la bomba atómica, "la forma máxima de inhumanidad".

Ningún presidente estadounidense en ejercicio había pasado por Hiroshima desde el final de la guerra.

De ese momento queda la imagen fuerte de Barack Obama estrechando la mano de un sobreviviente y dando un abrazo a otro. "Hace 71 años la muerte cayó del cielo y el mundo cambió", declaró en su discurso.

El presidente estadounidense, que "vino para rendir homenaje a los muertos", abogó entonces por un "mundo sin armas nucleares".

Aunque evitó pedir disculpas para no pronunciarse sobre la decisión adoptada en la época por su predecesor Harry Truman, su homenaje y sus breves conversaciones con los sobrevivientes impresionaron a muchos japoneses.

- 'Gran esperanza' -

El primer ministro japonés, tras depositar una corona de flores, reiteró el sábado que Tokio seguiría trabajando por un mundo sin armas nucleares.

"Estoy convencido de que [la visita de Obama] aportó una gran esperanza a Japón, al mundo y [especialmente] a Hiroshima y Nagasaki", dijo Abe.

Muchos japoneses consideran la destrucción de estas dos ciudades como crímenes de guerra, ya que tenían como objetivo a civiles y por su capacidad de devastación sin precedentes.

Por su parte, muchos estadounidenses consideran que estos bombardeos, que precipitaron el final de la guerra entre Estados Unidos y Japón, evitaron de hecho la pérdida de más vidas.

Desde que Obama visitó Hiroshima, el parque y el museo memorial han registrado un aumento de visitantes.

No obstante, una asociación de sobrevivientes de la bomba atómica criticó su discurso de mayo, al considerar que faltaba una mención explícita a la responsabilidad de Estados Unidos en el bombardeo.

PUB/SVM