La semana pasada, un socavón de 30 metros de ancho y 15 de profundidad obligó a cortar el tránito de una transitada avenida en la ciudad de Fukuoka, en Japón. El hoyo apareció de súbito en una calle de cinco pistas, y las imágenes dieron la vuelta al mundo.

Las autoridades se pusieron a trabajar hace 48 horas para reparar el hoyo en la calle, y hoy la avenida amaneció apta para el tránsito de peatones y automóviles.

En ese tiempo, se repararon las cañerías dañadas, se reemplazaron los postes de la luz, los semáforos y toda la infraestructura que resultó dañada por el agujero.

El alcalde la ciudad de Fukuoka, Soichiro Takashima, se disculpó ante los residentes de la ciudad por "el gran problema" que les causó el socavón. Además agradeció a los trabajadores por el esfuerzo e instó a continuar con la investigación para encontrar los motivos del problema.

PUB/FHA