Un adolescente se quiso unir a la moda que aterroriza al mundo. Se vistió de "payaso asesino", pero no terminó como esperaba