La magistrada argentina que indaga los crímenes cometidos durante la guerra civil española investigará el asesinato hace 80 años del escritor Federico García Lorca, informó el jueves la asociación de víctimas del franquismo que le hizo la solicitud.

La jueza María Servini "ya ha aceptado la denuncia y se ha puesto a trabajar sobre el tema", indicó a la AFP Emilio Silva, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH).

La magistrada de Buenos Aires incluyó el caso del poeta y dramaturgo dentro de la causa que, valiéndose del principio de justicia universal, abrió en 2010 para investigar violaciones de derechos humanos durante la guerra civil (1936-1939) y la dictadura de Francisco Franco (1939-1975), indicó Silva.

Servini solicitará "al gobierno español cualquier información relacionada con el caso que pueda existir en cualquier archivo" y podría viajar próximamente a España para recabar más información, señaló.

La pesquisa se conoce cuando esta semana se cumplen 80 años de la muerte de García Lorca, fusilado en agosto de 1936 durante los primeros días de la guerra cerca de Granada (sur).

Sus restos, arrojados a una anónima fosa común, no han sido hallados. En septiembre comenzará una tercera búsqueda, anunció recientemente el arqueólogo que dirige las labores.

La ARMH hizo su denuncia en base a un documento de 1965 que permaneció "oculto" por décadas en el archivo del Ministerio el Interior, en el que "por primera vez el Estado franquista reconoce el asesinato de Lorca", según Silva.

El texto, un informe de la policía de Granada, indica que el poeta "fue pasado por las armas" y "enterrado en aquel paraje, muy a flor de tierra".

"La impunidad que ha habido con el tema del franquismo se ha convertido en toda una cultura política y este caso es muy evidente", lamentó Silva, cuya asociación acudió a Argentina ante los obstáculos para juzgar los crímenes en España, debido a una Ley de Amnistía aprobada en 1977.

Dentro de su investigación, la magistrada Servini solicitó en marzo pasado interrogar a una veintena de imputados que siguen con vida, lo que espera realizar en la futura visita. Su petición de detener y extraditar a Argentina a esos sospechosos fue rechazada anteriormente por España.

En mayo de 2014, la jueza visitó España para escuchar el testimonio de algunas víctimas que por su avanzada edad o estado de salud no podían desplazarse.

PUB/NL