El opositor venezolano Leopoldo López seguirá preso, luego de que la justicia confirmara la condena a casi 14 años de cárcel que le impuso por la violencia desatada durante protestas contra el presidente Nicolás Maduro en 2014.

"Confirmaron la sentencia, confirmaron la pena, en los mismos términos", dijo a la AFP Juan Carlos Gutiérrez, abogado del dirigente.

La corte resolvió así un recurso presentado por el líder del partido Voluntad Popular contra la condena a 13 años y nueve meses de prisión que le fue impuesta en septiembre de 2015.

Preso desde febrero de 2014, López fue declarado culpable de incitar a la violencia durante protestas ocurridas ese año y que buscaban la renuncia de Maduro, con saldo de 43 muertos.

El abogado señaló haber revisado la sentencia este viernes brevemente, por lo que el próximo lunes volverá a la Corte de Apelaciones de Caracas para obtener una copia del fallo.

En una entrevista con la televisora local Globovisión, el jurista dijo que en los próximos 15 días introducirán un recurso de casación ante los tribunales venezolanos y en paralelo acudirán a la ONU para "presentar el caso de fondo", sin precisar mayores detalles.

En su opinión, la decisión "es absolutamente injusta".

Según Voluntad Popular, todavía queda una instancia judicial, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). "Pero sabemos que no podemos depositar esperanzas en la conciencia de personeros del régimen", escribió en su cuenta de Twitter la organización política.

El pasado 23 de julio, durante la audiencia de apelación, López se declaró "inocente".

"Asumo mi responsabilidad plena de haber denunciado al Estado venezolano como corrupto, deficiente, antidemocrático y represor", dijo el político, según una grabación difundida en su cuenta de Twitter.

López también aseguró entonces que las manifestaciones que convocó fueron pacíficas y que lo hizo en ejercicio de sus derechos.

PUB/CF