Tras ganar la primera vuelta de la elecciones del pasado 10 de abril con casi un 40 % de los votos, la hija del encarcelado expresidente Alberto Fujimori, que hoy cierra su campaña en Lima, es la favorita para alzarse con el triunfo en los comicios del próximo domingo, según las encuestas divulgadas hasta el pasado domingo.

Pero Kuczynski, ex ministro de Economía en el gobierno de Alejandro Toledo, confía en capitalizar todo el antifujimorismo, que no olvida las violaciones a los derechos humanos y la corrupción cometidas durante el Gobierno de Alberto Fujimori, y recortar la ventaja de Keiko.

Kuczynski, de 77 años, también conocido como PPK y que hoy cierra su campaña en Arequipa, el único departamento en el que logró una mayoría de votos en la primera vuelta, ha hecho un llamado a los peruanos de diferente convicción política a votar por él y cerrar así el paso al retorno de la "dictadura, la corrupción y la mentira".

También ha alertado del peligro de que Perú se convierta en un "narco-Estado" si gana su rival tras las denuncias de los últimos días que vinculan al ex secretario general del fujimorismo Joaquín Ramírez con una investigación por lavado de activos del Departamento Estadounidense Antidrogas (DEA).

PPK también ha señalado que de 11 congresistas fujimoristas electos investigados por lavado, 5 lo son por presuntas conexiones con el narcotráfico.

En opinión del director de Vox Populi, Luis Benavente, estas denuncias, así como la multitudinaria marcha celebrada el martes pasado en contra de la candidatura de Keiko, de 41 años, y el apoyo que ha obtenido PPK de la ex candidata presidencial del izquierdista Frente Amplio, Verónika Mendoza, son una "olla a presión que juegan" en contra de la primogénita de Alberto Fujimori.

Benavente dijo a Efe que "Keiko sigue siendo la favorita pero PPK renació como candidato después del debate del domingo (pasado) y tiene todavía posibilidades" de aumentar su voto con los indecisos, que según los últimos sondeos se elevan a entre un 10 % y un 15 %.

En contra de PPK en esta campaña han jugado las críticas por su viaje de una semana a Estados Unidos en plena campaña para la segunda vuelta así como los enfrentamientos en su partido, que le han dado una imagen de "falta de liderazgo", según Benavente.

Keiko Fujimori, que ha prometido mano dura para luchar contra la delincuencia, una de las principales preocupaciones de los peruanos, acusó hoy a su rival de no tener la mano firme para luchar contra ese flagelo.

PPK "no tiene las cosas claras, no tiene la mano firme para luchar contra este flagelo. Y hoy me ratifico: vamos a hacer cinco cárceles arriba de 4.000 metros de altura, sin señal de celular y ahí vamos a enviar a sicarios, violadores. A mí no me tiembla la mano, tengo los pantalones bien puestos", manifestó.

En opinión de Benavente, esa imagen de Keiko de "dama de hierro peruana" gusta mucho entre los sectores más populares, incluidos los jóvenes, quizá "porque es una población más vulnerable, en situación de mayor inseguridad frente a la criminalidad".

En esta campaña, Keiko Fujimori ha orientado su estrategia a subrayar su firmeza y su cercanía con el pueblo frente a su adversario, al que ha calificado como el candidato de las élites, ya que cuenta con una mayor intención de voto en las clases altas y urbanas.

Cerca de 23 millones de peruanos están convocados el próximo domingo a elegir al sucesor del actual presidente, Ollanta Humala, para el período 2016-2021, en un país donde es obligatorio ejercer el derecho a voto y el absentismo está penalizado con una multa.

 

PUB/IAM