Así lo advierten autoridades de Corea del Sur. De acuerdo a servicios de inteligencia, sería con el fin de amenazar al próximo presidente de Estados Unidos.