El equipo del candidato de centro-derecha Pedro Pablo Kuczynski esperaba el martes un triunfo ajustado frente a su rival, la populista de derecha, Keiko Fujimori, pese a que mantenía una ligerísima ventaja, en el escrutinio de una elección presidencial con final de fotografía en Perú.

Con el 95,36% de los votos escrutados, la diferencia entre los dos candidatos era de 0,36 puntos porcentuales, que no le permite a las autoridades electorales anunciar quien de los dos gobernará Perú entre 2016 y 2021.

El candidato del partido Peruanos por el Kambio (PPK) obtenía un 50,18% de los votos contra 49,82% para la aspirante de Fuerza Popular (FP), según los últimos resultados difundidos por la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) el lunes en la noche.

"Nos sentimos confiados porque el análisis estadístico que obtenemos a partir de los resultados faltantes de la ONPE, nos da un resultado de triunfo", dijo el candidato a la vicepresidencia por PPK, Martín Vizcarra, en RPP TV.

"Este resultado es irreversible. Si bien aún la ONPE no ha llenado los datos que faltan, nuestros personeros traen copia de las actas y eso nos permite calcular que PPK ganará por unos 100.000 votos", agregó.

El lunes, Kuczynski -a quien se le conoce por sus iniciales, PPK- salió al balcón de su casa en un exclusivo barrio de Lima, junto con su esposa. Ensayó unos pasos de baile pero dijo que no se pronunciará hasta los resultados finales.

Desde la tienda contraria, Keiko Fujimori, de 41 años, pasó gran parte del día en su local de campaña, sin hablar con la prensa. La mayoría de sus portavoces se mostraban aún optimistas en el denominado voto rural, sectores en donde la candidata tiene un fuerte apoyo.

No obstante el congresista de FP Héctor Becerril pareció admitir la derrota al decir a la prensa: "El sueño del fujimorismo no ha terminado, simplemente se pospone". Se trata de la elección más reñida en los últimos 25 años en Perú.

Difícil remontar

Según comentó en RPP TV el experto en temas electorales Julio César Castiglioni, el voto rural donde aún se aferran los fujimoristas ya ha sido contado casi en su totalidad, mientras que el voto extranjero no va a modificar las cosas.

"La alegría que mostraba el domingo no es la misma que la que tiene ahora. El fujimorismo maneja las mismas cifras de la ONPE, al igual que nosotros", agregó por su parte Vizcarra.

El jefe de la ONPE, Mariano Cucho, pidió aguardar con prudencia los resultados, que se conocerían en su totalidad por lo menos en dos días más.

En tanto, en los exteriores de la oficina electoral en Lima, simpatizantes de Fujimori y de PPK realizaban una vigilia, con velas y abrigo, en defensa de sus respectivos votos, según imágenes de América TV.

- Tender puentes -

PPK, exbanquero de Wall Street y exministro de Economía, es consciente que deberá tender puentes con el fujimorismo, que controla 73 de los 130 escaños del Congreso que asume el 28 de julio y donde su partido tiene sólo 18 integrantes.

Según su candidato a vicepresidente Vizcarra, en caso sean gobierno, llevarán un primer paquete al Congreso con medidas de educación, salud y saneamiento. "La primera medida será establecer mecanismos de coordinación con las distintas fuerzas políticas (...) No creo que haya partido que no respalde esas mejoras", comentó.

"Yo soy peruana y si Keiko no sale, no nos queda otra que apoyar a Kuczynski", dijo por su parte la legisladora fujimorista Luisa María Cuculiza.

El triunfo del antivoto

El apoyo a Kuczynski también evidencia el rechazo que genera en la mitad del país la familia Fujimori, que ha marcado la vida política del país, tras el autocrático régimen de Alberto Fujimori (1990-2000), quien purga una pena de 25 años de cárcel por corrupción y crímenes de lesa humanidad.

Denuncias de lavado de dinero contra el exsecretario general del fujimorismo Joaquín Ramírez, y el intento por desacreditar la acusación por parte de su candidato a la vicepresidencia, José Chlimper, socavaron a Keiko y evocaron viejas épocas del gobierno de su padre, donde campeó la corrupción y la compra de voluntades.

A ello se sumó una masiva marcha que hubo en todo el país para rechazar la vuelta de un Fujimori al poder. PPK recibió el apoyo de la mayoría de candidatos que quedó fuera de la primera vuelta, entre ellos la popular candidata de izquierda Verónika Mendoza.

Esta es la segunda vez que Keiko Fujimori se quedaría sin la presidencia tras partir como favorita en las encuestas. Perdió en las pasadas elecciones de 2011, contra Ollanta Humala. En aquella contienda, Kuczynski quedó en tercer lugar.

PUB/NL