Después de haberla confirmado, cancelado y vuelto a confirmar, Donald Trump se reunió ayer con el equipo editorial de uno de los diarios más prestigiosos de Estados Unidos y, según él mismo, el que más fuerte le pegó durante la campaña presidencial: el The New York Times.

En la reunión, graba y publicada por el medio de acuerdo con el presidente electo, Trump respondió cara a cara preguntas de los editores y periodistas más importantes del The Times. "Le tengo un gran respeto, un tremendo respeto a este diario", empezó diciendo Trump a modo de introducción. Y aseguró: "Creo que he sido tratado de una forma muy dura y extremadamente injusta, no diría que sólo por el The Times, pero sí creo que fue el que peor me trató". "Me gustaría cambiar eso, creo que sería más fácil para mí".

Sobre la conformación se su gabinete, aseguró que "estamos tratando de traer a la mejor gente, no necesariamente a los más políticamente correctos, porque eso no ha estado funcionando. Así que tenemos a expertos reales en sus campos. Algunos son conocidos, otros no, pero son conocidos en sus áreas por ser los mejores".

Sobre el sistema electoral estadounidense, del que aseguró algunos días antes de las elecciones que era "antidemocrático", aseguró ahora tener una opinión diferente. "Gracias al sistema de los votos electorales es que fuimos a lugares a los que, de otra forma, quizás nunca hubiéramos ido, como a Maine. Fuimos cuatro veces a Maine durante la campaña, y si no fuera por los votos electorales podríamos haber hecho todo desde Nueva York o desde Los Ángeles".

Sobre el agitamiento que ha producido su discurso y su victoria en grupos extremistas de derecha como el Ku Klux Klan, los supremacistas blancos y grupos neonazis estadounidenses, Trump aseguró que "no he buscado energizarlos. No lo quiero hacer, y no estoy de acuerdo con ellos. Me gustaría averiguar por qué se sienten así. Lo que queremos hacer nosotros es unir a un país que en este momento está muy, muy dividido". "Los rechazo y los condeno", aseguró.

Sobre la intención de investigar específicamente a Hillary Clinton, la jefa de la campaña de Trump, Kellyanne Conway, había asegurado que no tienen la intención de perseguirla. Trump aseguró que "no quiero lastimar a los Clinton. Ella ya ha pasado por muchas cosas y ha sufrido de muchas maneras. La campaña fue perversa, muchos han dicho que ha sido la peor de la historia. Creo que tenemos que mirar hacia adelante(...). Me siento mucho más interesado por los temas de salud, de la inmigración".

Sobre la posible salida de Estados Unidos de los Acuerdos de París y de los programas de cambio climático de las Naciones Unidas, Trump aseguró que "estoy pensando mucho sobre esto. Tengo mi mente abierta en este tema, vamos a verlo con mucho cuidado(...). Porque hay mucha gente también que está en contra de estos acuerdos. Vamos a estudiar todo detenidamente, pero estoy con la mente abierta".

"Ahora mismo pienso que hay cierta relación entre la actividad humana y el cambio climático", aseguró  Trump, quien hace algunos años aseguró por Twitter que el tema era un "cuento chino". "Todo depende de cuánto nos cueste a nuestras compañías. Tienen que entender que en este momento nuestras compañías, en este momento, no son competitivas".

Sobre Steve Bannon, su asesor, aseguró que "si pensara que es un supremacista blanco, no lo hubiera contratado". Agregó, sobre su medio, el Breitbart, que "es sólo una publicación que cubre historias como ustedes, y que ha tenido bastante éxito".

En política exterior, dijo que espera trabajar con Rusia para poder acabar con el Estado Islámico y solucionar el conflicto en Siria. Además, dijo que no le preocupa la salida de Bashar al-Assad del gobierno del país, el cual está en una guerra civil hace cinco años, desde la Primavera Árabe. Dijo, además, que cree que su yerno, Jared Kushner, judió y de ascendencia judía, puede ayudar a solucionar el conflicto palestino israelí. "Me encantaría ser quien logre la paz entre Israel y Palestina", dijo.

PUB/FHA