En declaraciones a radio La Red, Fein apuntó que la hipótesis de la que ella estaba "más cerca" era la del suicidio inducido, aunque no puede afirmarlo "con certeza" porque la causa no se acabó.

La fiscal, encargada de la investigación durante más de un año hasta que pasó a un fuero judicial de rango superior en marzo pasado, insistió en que su opinión se basa en el "entrecruzamiento" de llamadas telefónicas que se dio el día de la muerte del fiscal que se encargaba investigar el atentado contra la mutua judía Amia, de Buenos Aires, en el que murieron 85 personas en 1994.

"Estos llamados se dieron durante todo el día 18 (de enero de 2015, fecha de la muerte) hacen pensar que había un grupo de personas que estaba, quizás, a la espera de algo", argumentó.

Entre esas personas Fein mencionó al antiguo jefe del Ejército argentino César Milani, funcionarios del Ministerio de Justicia y exagentes de los servicios de inteligencia, como Antonio "Jaime" Stiuso, Alberto Massino o Fernando Pocino.

Las palabras de Fein llegan después de que este miércoles saliese a la luz el audio de la conversación telefónica que mantuvo la madre de Nisman con los servicios de emergencia, tras descubrir el cadáver de su hijo.

Nisman fue hallado muerto en el baño de su domicilio de Buenos Aires con un tiro en la cabeza el 18 de enero de 2015, cuatro días después de haber presentado una denuncia contra la expresidenta Cristina Fernández (2007-2015) porsupuesto encubrimiento de terroristas.

La demanda fue posteriormente desestimada por la Justicia pero, transcurrido más de un año, aún no se ha esclarecido si la muerte de Nisman fue un suicidio, suicidio inducido o asesinato.

 

PUB/IAM