Justin Bieber lanzó una agresiva campaña promocional para su último álbum, pero no cuenta con la ciudad de San Francisco entre sus "Beliebers".

Las autoridades de esta ciudad de la costa oeste de Estados Unidos exigieron el lunes a las empresas ligadas a la campaña del cantante canadiense limpiar los avisos para publicitar su álbum "Purpose", pintados con spray en las calles.

Los grafitis que aparecieron en concurridas áreas de San Francisco y otras ciudades de Estados Unidos, incluida Nueva York, ilustran el nombre del álbum y algunos su fecha de lanzamiento, el 13 de noviembre.

Pero más de un mes después, pese a la lluvia, los avisos continúan visibles, ya que se usó pintura en spray en lugar de tiza.

El fiscal de la ciudad, Dennis Herrera, dijo que la campaña de marketing "explota ilegalmente" las calles de San Francisco y puede causar peligrosas distracciones a quienes transitan por ellas.

Herrera colgó fotos de los persistentes grafitis en su página web, con una frase de un tema del álbum: "It's too late now to say sorry" (Ya es demasiado tarde para pedir perdón).

 

PUB/IAM