Pese a ser abandonada por su propia madre, esta ardilla demuestra que la vida puede ser difícil, pero siempre hay recompensa al final del camino.