El ministro del Interior de Austria, Wolfgang Sobotka, anunció que estudia posponer la repetición de las elecciones presidenciales previstas para el 2 de octubre por la aparición de fallos en las papeletas de voto por correo.

"Si no es posible el buen desarrollo de las elecciones debido a un defecto de producción (en las papeletas), entonces es mi deber, como responsable de la autoridad electoral, considerar de forma inmediata un aplazamiento", indicó Sobotka en un comunicado.

Las presidenciales se celebraron el pasado 22 de mayo y las ganó por escaso margen el candidato ecologista Alexander Van der Bellen, pero el Tribunal Constitucional ordenó repetir los comicios por errores de procedimiento -en ningún caso fraude- denunciados por la formación ultraderechista FPÖ, cuyo candidato salió derrotado.

Para evitar una nueva impugnación de los resultados las autoridades austríacas han endurecido los controles y procedimientos, por lo que la aparición de papeletas dañadas supone un importante revés.

Según los diarios austríacos, han aparecido hasta ahora cientos de casos en los que el pegamento del sobre no lo mantiene cerrado, por lo que el voto sería nulo.

Varios juristas han indicado que si hay casos de votos anulados debido exclusivamente a fallos técnicos de las autoridades sería posible una nueva impugnación de todo el proceso.

"Sólo puedo disculparme ante la ciudadanía por los problemas", declaró el ministro, que espera que la empresa que recibió el encargo de producir las papeletas pueda solucionar la situación.

La decisión final sobre la fecha de la votación se tomará la próxima semana, según la radio pública ORF.

La repetición de las elecciones por fallos de procedimiento -en algunos colegios los votos por correo se contaron la misma noche electoral y no al día siguiente, como se ordena- desató grandes críticas y algunos analistas definieron lo sucedido como propio de "una república bananera".

El candidato ultraderechista, Norbert Hofer, es ahora el favorito en todas las encuestas para ganar las elecciones presidenciales, con una ventaja de entre dos y seis puntos sobre el ecologista Alexander Van der Bellen.

Los debates sobre seguridad, criminalidad e identidad nacional han beneficiado a Hofer, conocido por sus posiciones nacionalistas y su rechazo a inmigrantes musulmanes.

 

PUB/IAM