Irom Sharmila, conocida como "la dama de hierro de Manipur" por su inquebrantable voluntad de denunciar los abusos de las fuerzas de seguridad que luchan contra la insurgencia en Manipur, en el noreste de India, fue liberada bajo fianza tras prometer a un tribunal que terminará con su ayuno.

La mujer de 44 años de edad estaba retenida por intento de suicidio y confinada en un hospital, donde recibía alimentación de manera forzada a través de una sonda nasal.

Al salir del tribunal dijo a los periodistas que su método de protesta no ha obtenido resultados.

"Estuve en ayuno durante 16 años pensando que podría cambiar el sistema, pero ahora me doy cuenta de que no ha dado ningún resultado", admitió. "Por eso, he decidido terminar con mi ayuno y luchar por la causa con la que me comprometí", agregó en un discurso pronunciado en su lengua natal, el metei.

Sharmila empezó su huelga de hambre en noviembre de 2000, después de ver cómo el ejército mató a 10 personas en una parada de autobús cerca de su casa en Manipur. Protesta así contra la ley de poderes especiales de las fuerzas armadas (Afspa), adoptada en 1990 y que permite a las mismas disparar y/o detener a sospechosos sin orden judicial.

El estado de Manipur alberga a unos veinte grupos separatistas, que piden la independencia o la autonomía.

Asociaciones internacionales defensoras de los derechos humanos, como Amnistía Internacional (AI), han condenado esa ley y consideran que ha servido de pretexto para llevar a cabo ejecuciones extrajudiciales.

El activista de Amnistía Internacional VP Abhirr dijo que las protestas de la "dama de hierro" son "un testamento de su pasión por los derechos humanos y de su convencimiento de que una ley draconiana como la de las Afspa no tiene su lugar en ninguna sociedad".

 

PUB/IAM