La Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, por su sigla en inglés) investiga a Joaquín Ramírez, secretario general del partido Fuerza Popular, que postula a la presidencia de Perú a Keiko Fujimori, reportaron el domingo medios de prensa.

"Esta es una investigación delicada y está en curso, y no podemos hacer ningún comentario (...) No ha concluido", confirmó a la cadena Univisión la portavoz de la DEA, Anne Judith Lambert, en Estados Unidos.

La revelación ocurre a tres semanas del balotaje del 5 de junio en Perú. La información fue proporcionada a Univisión y al programa peruano Cuarto Poder por el piloto comercial peruano Jesús F. Vásquez, residente en Estados Unidos, quien grabó para la DEA las conversaciones que tuvo con Joaquín Ramírez en 2013.

Vásquez explicó a Univisión que es colaborador de la DEA hace algunos años y que conoció a Ramírez mientras buscaba inversiones para instalar un aeropuerto en el norte de Perú.

Asegura que en una conversación, Ramírez le dijo "¿Tú sabes que la 'china' (Keiko Fujimori) me dio 15 millones de dólares en la campaña anterior para lavarlos, para la campaña del 2011, de las elecciones, y yo los lavé a través de una cadena de estaciones de combustible?". Todo ello quedó grabado y está en poder de la DEA, precisó.

"Es mi deber como peruano denunciar a esta gente y que no nos sorprendan una vez más. Nadie me ha pagado a mí ni un centavo para hablar", aclaró Vásquez a Cuarto Poder.

Keiko Fujimori, de 40 años, es hija del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000), quien actualmente purga una condena de 25 años por crímenes de corrupción y lesa humanidad. En 2011, se postuló a la presidencia y perdió contra Ollanta Humala.

En su segundo intento, competirá con el economista de centroderecha Pedro Pablo Kuczynski.

La noche del domingo, Fujimori rechazó estar involucrada en el tema. "Jamás he entregado dinero al señor Ramírez(...) Lo que vamos a hacer en los próximos días es pedir un informe a la DEA, para que nos detalle si es cierta la información, y dependiendo de ello podremos tomar una decisión", comentó a Cuarto Poder.

-Propósito político -

Ramírez negó completamente los cargos. "Es totalmente falso y agraviante. Esto tiene un propósito político", dijo el también congresista fujimorista al programa de TV. Aseguró que denunciará penalmente a su acusador.

"Este señor hasta hace tres años me mandó correos desafiantes queriéndome cobrar por una supuesta asesoría por compra de un avión, por 200.000 dólares", agregó Ramírez, quien explicó que las cobranzas de Vásquez eran porque supuestamente lo había asesorado en sus intenciones de adquirir o crear una línea aérea, algo que nunca se concretó.

Explicó que el denunciante lo que buscaba era pasar tiempo con él, recorriendo varios lugares, para luego cobrarle por supuestas asesorías. "Lo están usando (a Vásquez) políticamente para dañar la candidatura de Keiko Fujimori", comentó.

Ramírez detalló que, en 2014, su empresa obtuvo financiamiento de un banco en Estados Unidos y considera que si la DEA lo tuviera en la mira, no se los habrían concedido.

En entrevistas anteriores, Ramírez ha declarado que hizo su fortuna desde abajo, trabajando como cobrador de pasajes en un bus. En Perú, la fiscalía ya ha solicitado con anterioridad que se le retire la inmunidad parlamentaria para investigarlo por lavado de activos.

Actualmente es empresario con negocios en Estados Unidos y su patrimonio incluye dos lujosos departamentos en Miami, que no declaró cuando asumió el cargo de parlamentario, como exigen las leyes, reveló hace unos días el semanario Hildebrandt en sus Trece.

"Para financiarme los departamentos tuvieron que hacerme un estudio previo", consideró. Explicó que las propiedades están a nombre de su empresa y no de él, y no las declaró ante el Congreso porque los formularios no se lo permitían. Sin embargo, precisó que recientemente ha enviado todos los detalles a las autoridades del Poder Legislativo.

 

PUB/IAM