Tras el culebrón protagonizado por Gabriela Zapata, la ex pareja del presidente boliviano Evo Morales con quien tuvo un hijo que falleció, la Fiscalía la acusó de diez delitos que podrían valerle entre 2 y 10 años de cárcel.

Asociación delictuosa, legitimación de ganancias ilícitas, falsedad ideológica, uso de instrumento falsificado, contribuciones y ventajas ilegítimas y uso indebido de bienes y servicios públicos son los cargos que la Fiscalía le atribuye a la ex pareja de Morales.

La Fiscalía de La Paz, según consigna el diario boliviano La Razón, liberó a Gabriela Zapata, ex gerente comercial de la empresa china Camc,  de cuatro delitos, entre ellos enriquecimiento ilícito de particulares con afectación al Estado y uso indebido de influencias en grado de complicidad.

No obstante, el fiscal departamental de La Paz, Edwin Blanco, explicó que Zapata deberá defenderse en un juicio oral por otras seis acusaciones: legitimación de ganancias ilícitas, falsedad ideológica, uso de instrumento falsificado, contribución y ventajas ilegítimas, uso indebido de bienes y servicios públicos y asociación delictuosa.

En el juicio oral que deberá enfrentar, el Ministerio Público anticipó que pedirá una condena de 6 a 12 años de cárcel.

Zapara guarda detención en la cárcel de Miraflores y además es acusada por intentar suplantar al hijo que asegura haber procreado con Morales.

 

PUB/IAM