La fiscalía parisina ha pedido a la Corte Suprema de Francia que se abra un juicio contra el ex presidente de ese país, Nicolas Sarkozy. Esto, por financiación ilegal de su campaña presidencial de 2012, la que perdió contra el actual presidente francés, François Hollande. La petición se produce solo a poco más de dos meses de las primarias de la derecha francesa a las elecciones presidenciales de 2017, en las cuales Sarkozy tiene la intención de participar.

La petición de la fiscalía es dentro del marco de la investigación por el caso Bygmalion, nombre de la empresa en la que distintas personalidades políticas se refugiaron emitiendo boletas para falsear sus gastos en campañas electorales. De esta forma, buscaban pasar el límite de gasto legal, de 22,5 millones de euros. Las boletas de la campaña de Sarkozy alcanzaban los 18,5 millones. Además de Sarkozy, hay otros 13 imputados en la causa.

Esta es solo una arista más de las varias acusaciones en contra del ex mandatario francés. Además del caso Bygmalion, Sarkozy ha sido investigado por tráfico de influencias, irregularidades en la venta de armamento a Kazajistán durante su gobierno y la compensación económica a un empresario en 2008, cuando el gobierno francés actuó como tutor del arbitraje del caso.

El caso llega pocas semanas después de que Sarkozy anunciara su candidatura a las primarias del partido Los Republicanos, y a pocos días de que termine el plazo de inscripción de los candidatos a las primarias del mismo, a realizarse en noviembre próximo. Además de Sarkozy, otros 12 candidatos se presentarán para llegar a las elecciones de noviembre de 2017.

PUB/FHA