Hoy, los estadounidenses decidirán quién se transformará en el nuevo presidente de su país. Los principales candidatos, la demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump, han estado envueltos en polémicas durante la campaña, la que es considerada por los electores como la más repugnante del último tiempo. En Publimetro hemos intentado dar respuesta a todas las interrogantes que hacen de la elección una de las más complejas del mundo.

¿Cómo se gana la presidencia?
En el complejo sistema electoral de Estados Unidos, gana quien obtiene al menos 270 votos electorales. Estos se dividen por estado y se otorgan en su totalidad al candidato que saca la mitad más uno de los votos populares en 48 estados; las excepciones son Nebraska y Maine. Por lo tanto, se dice que la elección son en realidad 50 elecciones diferentes, con reglas independientes.

¿Cuáles son los estados clave?
En Estados Unidos existe el concepto de estado “swing”, o péndulo. Estos varían en la preferencia por candidatos demócrata o republicano, y están compuestos por una demografía heterogénea que hace que las preferencias estén muy equilibradas. Para esta elección, los estados clave son Arizona, Colorado, Ohio, Wisconsin, y principalmente Carolina del Norte y Florida, por la gran cantidad de votos electorales que entregan. Pennsylvania, un estado tradicionalmente demócrata, esta vez está más peleado que nunca.

¿Quién tiene más opciones de ganar?
Desde que se confirmaron las nominaciones de los dos candidatos, Hillary Clinton ha estado por delante en las encuestas, excepto en las últimas semanas. Aquejada por escándalos que arrastra desde cargos políticos que ha usado en el pasado, acusó el golpe en los números: Donald Trump se le acercó hasta ponerse a casi un 1 por ciento de distancia. De todas formas, en las últimas horas ha podido despegarse hasta un 3 por ciento en promedio nacional, según la consultora RealClear Politics.

Lo cierto es que históricamente, mientras más gente vote, mejor para los demócratas. Es por esto que la campaña de Hillary Clinton y los demócratas en general están haciendo llamados a votar en todo el país. Y según información publicada por El País de España, en algunos estados clave como Florida ya han votado 6,3 millones de personas. De esa cantidad, 1 millón son latinos, duplicando la cantidad en comparación con 2012 en la misma fecha. En Ohio, la participación de latinos y negros también se disparó, lo que podría darle una victoria a la candidata demócrata en ambos estados. Wisconsin también superó la cantidad de votos emitidos anticipadamente en comparación con la elección del 2012.

¿Quiénes son los otros candidatos a la presidencia?
Además de los candidatos de los partidos tradicionales, hay otros provenientes de los llamados "terceros partidos" y que están acaparando casi el 10 por ciento de los votos. Muchos de ellos se han fugado del electorado que apoyó a Bernie Sanders en las primarias demócratas, por lo que son del segmento llamado "millenial", o sea, electores de entre 18 y 30 años. El candidato por el Partido Libertario, Gary Johnson, y la candidata del Partido Verde, Jill Stein, quedaron excluidos de los debates presidenciales de septiembre y octubre por las duras condiciones que puso el Consejo Nacional de Debates. Aún así, estarán en las papeletas.

¿Cuáles son los escándalos en los que se ha visto envuelto cada candidato?
En estos últimos tres meses, tanto Hillary Clinton como Donald Trump se han visto envueltos en polémicas que les han afectado en las encuestas y les han causado momentos de crisis. Si bien el estado de salud de Clinton y la declaración fiscal de Trump fueron temas que estuvieron rondando la campaña, no fueron los principales focos de atención. En ambos casos, estas crisis se han producido por cuestiones que vienen arrastrando desde hace años.

  • Los correos de Clinton

Mientras Hillary era secretaria de Estado, entre 2009 y 2012, usó su cuenta de correo electrónico personal para compartir información de su cargo. El FBI la ha perseguido por esto hasta hace pocos días, cuando confirmó que el material compartido desde su servidor privado no era de relevancia nacional ni podía afectar a la seguridad del país. De todas formas, la polémica está en que al dejar el cargo de secretaria de Estado, Clinton mandó a eliminar varias decenas de miles de correos. Esto mina en la imagen que tiene el electorado de ella, a la que se le califica como poco confiable.

  • Los acosos sexuales de Trump

Donald Trump, por su parte, sufrió con las acusaciones que hicieron once mujeres en una semana, a principios de octubre, por acoso sexual. El The New York Times y el The Washington Post, dos de los medios más tradicionales e influyentes del país, publicaron sendas acusaciones en contra de Trump, quien ha negado una y otra vez todo lo sucedido, sugiriendo que las mujeres en cuestión no son lo suficientemente guapas como para que lo pudiera hacer. Esto, si bien le significó una batería de críticas de diferentes personalidades estadounidenses, como la de Michelle Obama, no se ha reflejado en las encuestas de los últimos días, que le tienen peleando codo a codo la presidencia a Hillary Clinton.

¿Qué más se vota hoy, aparte del nuevo presidente?
Además de elegir al próximo presidente de su país, los estadounidenses votarán por un tercio del Senado y por toda la Cámara de Representantes. Los parlamentarios tienen posibilidad de ir a la reelección, por lo que se espera que muchos mantengan su cargo después del hoy. Pero la pelea está en la presión que están poniendo los demócratas sobre los republicanos, en algunos estados "swing" donde los parlamentarios son republicanos. La idea es tener el control sobre el Congreso para que, en caso de un triunfo de Clinton, se pueda llevar a cabo su plataforma.

¿Por quién votarán los latinos, las mujeres y los afroamericanos?
Mientras el voto blanco masculino ha sido acaparado tradicionalmente por el Partido Republicano, el voto latino y afroamericano generalmente va a los demócratas. Las mujeres, por lo general votan más que los hombres, y mientras las mujeres casadas prefieren votar a los republicanos, las solteras lo hacen a los demócratas. También hay diferencias por grado académico: los más educados votan por los demócratas, mientras que los blancos sin educación lo hacen por los republicanos.

El factor Obama ha sido clave en el desencanto de los electores afroamericanos. A pesar de que el actual presidente de Estados Unidos ha hecho intensa campaña en favor de Hillary Clinton, los negros se sienten desencantados con la candidatura demócrata y, con las excepciones de algunos estados como Florida, están votando mucho menos que en 2012.

¿Qué pasa si hay empate?
En caso de que ninguno de los dos candidatos obtenga los 270 votos electorales necesarios para ratificar su elección como presidente del país, la institución encargada de deliberar sobre quién será el próximo presidente de Estados Unidos será la Cámara de Representantes. En este caso, la cámara está controlada por los republicanos, pero varias de sus figuras más importante, como el presidente de los Representantes Paul Ryan, han criticado y han quitado públicamente su apoyo a Donald Trump.

¿Por qué se vota un martes? 
El hecho de que las elecciones presidenciales se celebren un día martes, cuando la gente debe cumplir obligaciones laborales, ha sido también parte de la discusión para esta elección. Esto, porque la medida data de hace más de 150 años, cuando los electores eran hombres blancos aristócratas y religiosos. La vida ha cambiado mucho desde entonces, por lo que se considera esta decisión de votar un martes como demasiado anticuada.

¿Se han equivocado alguna vez las encuestas?
Sí. En 1948, Harry Truman superó en los últimos días a su rival republicano, lo que fue una real sorpresa. Esto, porque las principales empresas encuestadoras dejaron de recabar información varios días antes de la elección, por lo que no registraron el cambio en la tendencia del electorado. Finalmente, Harry Truman resultó el vencedor.

PUB/FHA