Al igual que  gran parte de los jóvenes veinteañeros, Abby y Brittany Hensel disfrutan de pasar tiuempo con sus amigos, salir de vacaciones, conducir automóviles, motos o bicicletas, realizar actividades al aire libre y tratar de llevar una vida relativamente normal.
 
Según una publicación de la BBC, estas siamesas de Minnesota, Estados Unidos, incluso tienen un título universitario y ahora están comenzando su carrera como profesoras básicas de matemáticas.
 
Pero aunque tienen dos licenciaturas diferentes, hay un detalle cuando se trata de sus ingresos. “Obviamente entendemos que vamos a recibir un salario porque estamos haciendo el trabajo de una persona”, dice Abby.
 
“En la medida que adquiramos más experiencia nos gustaría negociar un poco más, tomando en cuenta que tenemos dos títulos y que podemos ofrecer dos perspectivas diferentes o enseñar de dos formas distintas”, señala por su parte Brittany.
 
Estas siamesas se conocen a tal punto que frecuentemente dicen lo mismo o  a veces finalizan la idea de la otra. Ambas  tratan de ayudarse y de entenderse respecto de los aspectos de sus vidas.
 
En términos de sus organismos, Abby y Brittany tienen dos juegos de pulmones, dos corazones, dos estómagos, un hígado, un intestino largo y un sólo sistema reproductor. Ellas aprendieron desde niñas a tener que coordinar sus cuerpos. Por un lado Abby controla la mano derecha, mientras que Brittany lo hace con la extremidad izquierda.
 
Con el paso de los años, han  aprendido a llegar a acuerdos en todo orden de cosas. Y es que la impactante historia ha dado la vuelta al mundo, a pesar de que ellas sólo buscan llevar una vida normal.