Un perro callejero con joroba se  ha ganado una legión de fans después de encontrar el hogar en un refugio de rescate canino en lo que podría ser el final de cuento de hadas perfecto.

Secondhand Hounds (juego de palabras que refiere a "perros de segunda") es un refugio sin fines de lucro para perros en Minnesota que ayer le dio la bienvenida a uno muy especial, de 5 años y que sufre de "síndrome de columna corta".

Por su andar y su actitud miedosa, lo bautizaron Quasimodo. Su vida hasta ahora fue muy triste: lo abandonaron al nacer en un criadero --es un pastor alemán puro-- cuando vieron su malformación (tal como pasó en la historia de Víctor Hugo), luego nadie quiso adoptarlo y vivió en una estancia comiendo sobras de los vecinos. Ahora, los cuidadores le buscan una casa "para siempre" porque creen que Quasimodo merece "otra oportunidad" para alcanzar el final feliz en su historia.

En el refugio lo definen como un perro "espectacular". Y suben día a día fotos de él a través de la red social Imgur. Y hasta tiene su propia página de Facebook, donde sus fans pueden ver la cara de susto que tenía apenas lo rescataron y lo bien que está respondiendo a los cuidados de los veterinarios.

Pese a que Quasimodo no puede mover su cabeza hacia arriba porque prácticamente no tiene cuello, corre y salta como un perro normal. Pero al caminar, se mueve tal como el famoso personaje del "Jorobado de Notre Dame". Quasimodo no parece sentir dolor por su defecto genético, pero poco se sabe de la calidad de vida de estos perros ya que se documentaron sólo 13 casos iguales en el mundo.

Secondhand Hounds ya recibió cientos de mensajes ofreciendo a Quasimodo un hogar definitivo. Pero sostienen que primero prefieren controlar su condición y su progreso porque "aún no está listo".

 

PUB/IAM