Si es extraño que un burro haya sido sentenciado por la justicia en India, acusado de tráfico de drogas, la historia del árbol que lleva 118 años detenido y encadenado en Pakistán es bastante más llamativa.

Todo se remonta a 1898, cuando el oficial inglés, James Squid, envió a sus subalternos a arrestar al árbol de nueces alegando que trataba de escapar.

Desde ese minuto el árbol se encuentra encadenado y se ha transformado en toda una atracción turística, en especial porque el oficial estaba ebrio cuando decidió apresarlo.

La historia era sólo un rumor hasta que en 2002 el capitán pakistaní, Nasir Farooq comento a The Telegraph  cómo fueron realmente los hechos.

Los uniformados estaban ebrios y “estaban seguros de este árbol se escapaba a Peshawar , por lo que ordenó el sargento ponerlo bajo arresto.  El árbol está todavía bajo arresto”.

El árbol lleva una placa recordando a los visitantes que se encuentra detenido y un mensaje que explica las razones.

“Una tarde, un oficial británico, muy borracho, pensaba que me estaba moviendo desde mi ubicación original y ordenó sargento de comedor para arrestarme . Desde entonces estoy bajo arresto”.

PUB/NL