En medio del ataque del sujeto franco tunecino que embistió a la multitud a bordo de un camión mientras  celebraba la fiesta nacional galesa en la ciudad de Niza, un héroe anónimo trato de detener al vehículo que provocó la muerte de al menos 84 personas.

Los gritos inundaban el ambiente y la gente arrancaba tratando de resguardarse cuando un motociclista trató de detener el camión, intentando abrir la puerta del vehículo, pero se cayó y fue arrollado, contó el periodista alemán Richard Gutjahr, que presenció la escena.

"Estaba en el balcón (de un hotel) que da directamente al Paseo de los Ingleses, y vi a la gente celebrando (la fiesta del 14 de julio). Luego, de repente, un camión se dirigió hacia la muchedumbre", contó el periodista a la AFP, contactado por teléfono desde Berlín.

"Conducía muy despacio, y eso era lo sorprendente", añade este periodista independiente.

"Lo siguió un motociclista que iba detrás de él. Intentó adelantarlo e incluso abrir la puerta del conductor del camión", explica Gutjahr, que grabó un video con su smartphone, utilizado por la cadena pública alemana ARD.

"Lo que pasa es que se cayó y pasó bajo las ruedas del camión", explicó.

"También vi a dos policías disparando contra el camión", precisó el testigo. "Entonces, el conductor aceleró, el camión se puso a correr muy rápido y embistió en zigzag contra la muchedumbre. Luego hubo entre 15 y 20 segundos de disparos con varias armas", añadió.

La escena duró en total "60 segundos como máximo, de principio a fin", concluyó el periodista, que luego bajó a la calle, donde vio escenas de pánico y 12 cadáveres tirados en el suelo.

En el ataque murieron al menos 84 personas, entre ellas por lo menos dos niños.

PUB/NL