A 23 años de cárcel fue condenado  Ben Buttler, un hombre responsable de la muerte a golpes de su hija de seis años, en un caso que levantó polémica en el Reino Unido, porque la menor víctima de violencia, fuera regresada a sus padres.

La niña murió el 28 de octubre de 2013 tras sufrir una fractura masiva en el cráneo provocada por su padre.

La justicia estableció que ”su padre la golpeó con la pata de una mesa, o bien que la voleó con tal fuerza que la pata se rompió cuando la cabeza de la menor dio contra la mesa, lo que explica la fractura de cráneo que generó su muerte”.

La madre de la menor, fue condenada a 42 meses de prisión por crueldad y por obstruir el curso de la justicia mientras que el padre recibió 23 años de condena por su responsabilidad en el hecho.

Historia de maltrato

La niña había pasado toda su vida en una batalla legal, producto de los maltratos sufridos. La primera vez que fue retirada de su hogar tenía seis meses y en esa oportunidad el padre de la pequeña, Ben Butler, fue condenado a 18 meses de prisión, por provocarle una lesión cerebral por sacudirla violentamente.

La madre de la menor Jennie Gray apoyó a su pareja, y emprendieron una batalla legal contra la determinación, asegurando que las lesiones no habían sido intencionales, sino que el padre se había asustado porque la menor no reaccionaba.

El caso fue reexaminado y se ordenó un nuevo juicio. La magistrada a cargo, Justice Hogg, finalmente y tras un extenso proceso determinó que la niña fuera regresada a sus padres exonerando a Buttler de todos los cargos.

La familia se trasladó a la localidad de Sutton al sur de Londres, donde la menor asistió a la escuela local. El director del establecimiento, Alex Clark, dijo a BBC, que siempre sospechó de que algo no andaba bien con la menor y cuando solicitó un examen médico para explicar las constantes ausencia de Elli, los padres se molestaron y “expresaron ira”.

PUB/NL