La homeopatía, cuya eficacia e inocuidad son muy discutidas, está bajo cuestión en Estados Unidos: la Comisión Federal de Comercio (FTC) de Estados Unidos aprobó una norma para que las obligaciones de la industria farmacéutica sean exactamente iguales a la homeopática. Hasta ahora, solo la primera debía demostrar que los medicamentos eran algo más que un placebo y que tenían evidencia científica de su efectividad.

La Comisión Federal de Comercio estadounidense ha denunciado que “la inmensa mayoría” de las indicaciones que venden los productos homeopáticos “no están basadas en métodos científicos modernos y no son aceptadas por expertos médicos actuales”.

Con la nueva ley, los fabricantes de productos homeopáticos deben realizar pruebas en laboratorio mediante doble test ciego –el mismo que pasan los farmacéuticos- y a partir de los resultados establecer lo que se anunciará en la etiqueta, señala el portal Business Insider.

El texto de la  FTC explica que si no hay evidencia de cura, deberán especificarlo en el envase y reconocer que las virtudes de los compuestos se basan en teorías del siglo XVIII que han sido rechazadas por “la mayor parte de la comunidad científica actual”.

>> La homeopatía consiste en tratar una enfermedad con sustancias que pueden producir efectos similares a los síntomas con la idea de generar una reacción inmunológica a la enfermedad.

Se apoya también en la hipótesis de que el efecto del medicamento, a menudo a base de plantas y minerales, aumenta proporcionalmente a su nivel de dilución.

Los detractores de la homeopatía creen que es un efecto placebo, mientras que sus seguidores dicen que si no hubiera resultados concretos, la industria ya no existiría.

 

PUB/IAM