El avión correspondiente al vuelo 305 de Northwest Airlines que iba desde Portland hasta Seattle en Estados Unidos fue secuestrado. En dicho viaje iba D.B. Cooper, quien se apoderó de la nave el 24 de noviembre de 1971 y que tras casi 45 años de investigación, el FBI decidió esta jornada cerrar el caso tras nunca poder dar con el paradero del hombre.

El sujeto pagó en efectivo su pasaje y todo transcurría con normalidad hasta que se acercó a una azafata para decirle que portaba una bomba. En ese instante, abrió su abrigo y mostró un objeto que tenía mucho parecido a un artefacto explosivo: cables rojos y azules, además de un reloj.

Por lo mismo, la tripulante le creyó y llevó una nota del secuestrador a la cabina del capitán, en donde salía sus demandas. En el escrito, figuraba cuatro paracaídas y 200 mil dólares en billetes de 20.

Tras aterrizar la nave, logró su cometido al recibir todo lo que solicitó. Ante esto, accedió a liberar a los pasajeros y ordenó al piloto a volver a los aires para dirigirse a Ciudad de México. Pero nunca llegó allá.

En pleno vuelo en algún lugar próximo a Reno, tomó el dinero, un paracaídas y saltó. Eran las 20:00 horas. Esa fue la última vez que se supo de él.

La acción de Cooper generó interminables debates en la prensa norteamericana. Se creyó que era un ex militar con conocimiento de paracaidismo o bien un ladrón inexperto que al no tener experticia decidió saltar desde un avión comercial, algo bastante riesgoso.

Ralph Himmelsbach fue el encargado de liderar por años la investigación. Lo más cercano que se estuvo de él fue el hallazgo de US$5.800 que pertenecían a la misma serie de billetes que obtuvo el secuestrador.

La hipótesis más aceptada es que Cooper falleció al caer, sino ¿cómo un hombre vestido de traje y zapatos de cuero sobrevivió en pleno invierno tras aterrizar en un bosque?.

Pese a esto, el caso se mantuvo abierto todos estos años hasta esta jornada, en donde fue cerrado. "A pesar de que el FBI ya no investigará activamente este caso, si emergiera nueva evidencia física -relacionada con el paracaídas o el dinero tomado por el secuestrador- deberán contactarse con su oficina local del FBI", indicó el organismo mediante un comunicado.

PUB/CM