El egipcio Seif Eldin Mustafa, puso en jaque la seguridad del aeropuerto de su país al secuestrar un avión de la empresa EgyptAir y desviarlo hacia Chipre, secuestrando a la aeronave sólo como parte de su historia de amor. 

El sujeto que portaba un supuesto cinturón bomba, finalmente permitió que los pasajeros y miembros de la tripulación descendieran de la nave, quedando hasta el final solo con siete secuestrados. 

Y en ese grupo está el protagonista de esta surreal historia, el británico Ben Innes, de 26 años, que saltó a la fama por la particular fotografía que se tomó con el secuestrador. 

“Pensé que su cinturón de explosivos ea real y que no habría nada que perder. Como quería echar un vistazo más de cerca le pregunté si podía hacerme una foto con é, éste simplemente se encogió y aceptó. Así que sonreí junto a el para que una de las azafatas nos hiciera la fotografía”, dijo que el hombre que hoy aparece como portada en cuatro de los más grandes diarios de su país. 

Según la información que publica The Sun, Innes envió un mensaje de texto a su madre para advertirle del secuestro y ésta le recomendó no hacer nada que pudiera atraer la atención del secuestrador. 

El británico envió la imagen a uno de sus compañeros de trabajo, quien no daba crédito de la imagen. ¡Cosas de Ben, supongo!”, declaró a la prensa inglesa el compañero. 

PUB/NL