Son cerca de 2 millones de musulmanes los que han iniciado el pasado fin de semana el peregrinaje a la ciudad de La Meca, en Arabia Saudita. El viaje, obligatorio al menos una vez en la vida para todos los musulmanes capaces físicamente y que tengan los medios para hacerlo, siendo parte de uno de los cinco pilares del Islám.

Para este año, Arabia Saudita ha reforzado la seguridad en el recorrido, que incluye la visita al monte Arafat, el lugar donde el profeta Mahoma dio su primer discurso de peregrinación hace más de 14 siglos. Hoy estaba previsto el inicio del ritual de la lapidación a Satanás en la Muzdalifa, evento que dura tres días y en el cual el año pasado se produjo una estampida humana. Es por esto que la seguridad se ha reforzado; las víctimas fatales por la estampida varían entre 800, según las cifras oficiales, y casi 2.000 según cálculos extraoficiales. Es la peor tragedia ocurrida jamás en la historia del ritual.

La mayoría de las víctimas de hace un año eran iraníes chiítas, quienes tienen un conflicto fundamental con Arabia Saudita, de mayoría sunita, lo que ayudó a empeorar la situación. Este año, ningún peregrino procedente de Irán ha acudido a la peregrinación por problemas con el visado que les deben dar las autoridades sauditas.

Luego de la lapidación, en la que los fieles deben tirar siete piedras a unos pilares gigantes, los peregrinos deben volver al Valle de Mina para empezar con la celebración del Eid-al-Adh, la fiesta del sacrificio, la segunda en importancia después del Ramadán.

Es ahí donde los fieles deben sacrificar a un cordero en representación del sacrificio que hizo el profeta Abraham al ofrecer la vida de su hijo Ismael en señal de sometimiento a la voluntad de Dios. La historia cuenta que fue el demonio quien intentó disuadir a Abraham de llevar a cabo el sacrificio, y que cada vez que lo hacía Abraham le lanzaba siete piedras.

Dios, habiendo ya probado la lealtad de Abraham, le dice que no quiere el sacrificio de su hijo, sino que de un cordero. Los fieles recrean todas estas escenas en el viaje.

PUB/FHA