Una de las monjas que viven en el convento donde hace algunas semanas José López, ex ministro de Obras Públicas de Cristina Fernández, fue sorprendido intentando esconder 9 millones de dólares le habría ayudado a hacerlo. Este es el último giro que ha dado el hasta ahora uno de los casos más extraños sucedidos en el país transandino, según consignan distintos medios de comunicación de Argentina.

Todo comenzó cuando la madrugada del 14 de junio López fue sorprendido por un vecino del Convento de las Monjas Misioneras de Buenos Aires entrando bolsos misteriosos que transportaba en el maletero de su auto. El vecino llamó a la policía, la que llegó inmediatamente y detuvo a López, quien además portaba una carabina Sig Sauer calibre 22 que no estaba inscrita.

Luego de las pericias pertinentes, en las que se allanó el convento y se encontraron tres bodegas escondidas debajo del altar mayor, la hermana Celia Inés Aparicio, una de las tres monjas que vivían en el lugar, dijo: "Yo creí que eran bolsos con comestibles". "Le abrí (a López) y dijo 'acá tengo esto para el monasterio' y yo le dije que lo dejara en la cocina", dijo la hermana Inés semanas atrás.

Pero la aparición de un video en el que se puede ver a la hermana Inés ayudando a López a entrar los bolsos llenos de dinero al convento, hicieron dudar a la fiscalía encargada del caso, que mandó a interrogar a la monja. Además, se descubrió que las monjas también habían tenido esa noche contacto con la esposa de López, María Amalia Díaz.

Según las indagaciones, la madre superiora del convento habría hablado por teléfono con Díaz al menos 11 veces durante esa madrugada. La fiscalía sospecha que Díaz les habría avisado a las monjas de la visita de López, y por eso le ayudaron a entrar los bolsos repletos de dinero en efectivo.

"Resulta por demás llamativo que en pleno raid de José Francisco López en miras a ocultar los millones de dólares que tenía, su mujer, María Amalia Díaz, entabló varias conversaciones telefónicas con Alba Día de España Martínez Fernández. Esos contactos, en apariencia inocuos, adquieren preponderancia porque la 'Madre Alba' no sólo vivía en el monasterio 'Nuestra Señora de Fátima' de General Rodríguez sino se encontraba a su cargo. Es decir, era responsable del lugar elegido por López para esconder su botín", escribió el fiscal.

PUB/FHA