La esposa de Donald Trump, Melania, en una infrecuente entrevista de televisión, defendió el miércoles la dura retórica de su marido sobre inmigración, negando que el aspirante republicano favorito a la Casa Blanca haya calificado a los mexicanos de violadores.

La exmodelo de origen esloveno defendió el incendiario llamado de su marido a impedir la entrada de musulmanes a Estados Unidos, realizado por primera vez por Trump luego de los atentados en París y San Bernardino (California).

"Lo que dijo es que sería temporal y no para todos los musulmanes", dijo Melania Trump a la cadena MSNBC. "Debemos investigar a quienes vienen al país", agregó.

Ella negó que Trump haya insultado al pueblo mexicano cuando proclamó claramente en su discurso inicial el año pasado que el país vecino estaba enviando criminales, drogadictos y violadores a través de la frontera.

"No, no siento que insultó a los mexicanos. Dijo inmigrantes ilegales. No habló sobre todo el mundo", afirmó la mujer, de 45 años.

La tercera esposa de Trump, quien es ahora ciudadana estadounidense, dijo que había respetado escrupulosamente las leyes migratorias desde que se mudó al país hace 20 años.

"Actué según la ley, como se debe", afirmó. "Uno no debe decir 'bueno, déjenme quedar aquí y lo que pase, pasará", sin especificar a qué se refería.

 

PUB/IAM