En marzo de este año, terroristas suicidas atacaron la capital belga, matando a 32 personas. Una imagen de esta azafata india de la compañía Jet Airways simbolizó el horror de lo vivido y apareció en las portadas de todo el mundo. En una entrevista para el diario The Guardian, la protagonista describe su lucha por aceptar sus lesiones y la exposición pública no deseada.

Nidhi Chaphekar, la azafata de 45 años, estaba por embarcar la mañana del atentado. La chaqueta amarilla que prácticamente le cubría sólo las mangas es el llamativo uniforme de cabina de la línea aérea asiática. Está casada con un hombre de negocios de Bombay y tiene dos hijos menores de edad, un niño y una niña.

Cuando recobró el conocimiento, Nidhi Chaphekar estaba tumbada en el suelo del aeropuerto de Zaventem, en Bruselas. Trató de abrir los ojos, pero su cuerpo no  le respondía. A su alrededor había una nube de humo negro y espeso, lo que la mareaba. Podía oír su propia voz interna, que dice: "Nidhi, estás viva. Nidhi, era una bomba. Nidhi, tienes que decirle a tu familia. Los niños tienen exámenes. Nidhi, vamos, levántate ".

Era el 22 de marzo, el día en que los terroristas suicidas Ibrahim el-Bakraoui, Najim Laachraoui y Mohamed Abrini atacaron el aeropuerto de Zaventem en la capital belga. Una hora más tarde, el hermano menor de Khalid el-Bakraoui  hizo estallar una bomba en la estación de metro Maelbeek en la Rue de la Loi.

Veintidos días después de la explosión , Chaphekar estaba en un coma inducido , mientras que sus heridas eran tratadas . El 13 de abril , los médicos redujeron las drogas de sedación a las que estava sometida y se despertó por primera vez desde el ataque, en un estado de ensueño. No reconoció a su marido , Rupesh , ni a ninguno de los miembros de la familia que habían volado desde la India a verla.

Millones de personas vieron la imagen de Chaphekar, la víctima cuya cara se conviertió en icono del trauma colectivo. Cuando mira hacia atrás ahora, en su sala de estar en -Mumbai, Chaphekar tiene sentimientos encontrados. "Muchas fotos fueron tomadas en ese día, pero de alguna forma la mía fue la  única  que circuló,  ya que mostraba todo - los -circunstancias, el pánico, el trauma."

La imagen apareció en muchas portadas de diarios,  Chaphekar siente en parte,  que los editores deberían haber sido más cuidadosos con la forma en que se utilizan. "... esta imagen debería haber sido borrosa, recortada. Algunas personas los medios de comunicación lo han puesto en la primera página, la página completa.  No se ve muy bien. No son sólo los adultos leen el periódico, los niños también. Y especialmente a mis hijos. Estaba preocupada de que alguien diría: "¿Mira a tu madre, ¿no te da vergüenza 'Pero nadie ha dicho eso. Todo el mundo dijo: 'Tu madre es tan valiente. Ella es como una tigresa. ' "

El 20 de abril, una semana después de que ella se despertó en su cama de hospital, Chaphekar pidió ver su rostro por primera vez desde el incidente. La enfermera le dio un espejo y dijo: "Usted está mejorando, no lo olvides."

Fue el acto terrorista más mortífero en la historia de Bélgica, y el gobierno declaró tres días de duelo nacional. Isis reivindicó los ataques, que mataron a 32 personas e hirieron a más de 300.

PUB/IAM