La ONU otorgó contratos por valor decenas de millones de dólares a organizaciones o personas cercanas al presidente sirio Bashar Al Asad para misiones humanitarias en el país, afirmó el martes el diario The Guardian.

El rotativo británico indicó haber tenido acceso a cientos de contratos de la ONU desde 2011, cuando comenzó el conflicto que ha dejado hasta ahora más de 290.000 muertos.

Según The Guardian, muchos de estos contratos fueron firmados a pesar de que existían sanciones de la Unión Europea o de Estados Unidos contra sus beneficiarios.

Así, la ONU transfirió más de 13 millones de dólares al gobierno sirio para el desarrollo de la agricultura, a pesar de que la UE hubiera prohibido el comercio con los ministerios que se aprovecharon de estas ayudas.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS), dedicó más de 5 millones de dólares a apoyar el banco nacional de sangre sirio, controlado por el Ministerio de Defensa sirio.

Además, dos agencias de la ONU proporcionaron 8,5 millones de dólares al Syria Trust Charity, una organización presidida por la esposa del presidente Asad, Asma, según el diario.

Por otro lado, Unicef entregó 268.000 dólares a Al Bustan Association, una organización caritativa dirigida por Rami Majulf, primo del presidente y una de las figuras más vilipendiadas por los opositores del régimen.

Preguntados por el diario, responsables de la ONU afirmaron que, a causa de la dureza y la complejidad del conflicto, la elección de socios para responder a las necesidades humanitarias de la población era necesariamente "limitada".

 

PUB/IAM