"Recogimos más del triple de las firmas que necesitábamos para respaldar el primer paso del referendo revocatorio. Cifras extraoficiales (...) hablan de más de 600.000 firmas solamente el día de ayer (miércoles), es un número sumamente alto tomando en cuenta que el CNE solo pide poco menos de 200.000", dijo Márquez a periodistas.

El recaudo se inició el miércoles, un día después de que el Consejo Nacional Electoral (CNE) autorizara a la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que controla el Legislativo y se propone sacar a Maduro del poder hacia finales de este año.

Márquez señaló que las rúbricas -para cuya recolección hay un plazo de 30 días- serán entregadas a comienzos de la próxima semana al CNE para su verificación.

"A quienes han firmado esta voluntad les recordamos que vendrá un proceso en el que tendrán que movilizarse para validar su firma en los sitios que acordemos con el CNE", indicó el diputado.

Tras cumplirse ese requisito, el referendo será activado y la MUD deberá recoger cerca de cuatro millones de firmas más para que el CNE lo convoque.

Para revocar a Maduro, el "sí" debería sacar un voto más de los 7.587.532 con que el heredero político del fallecido líder socialista Hugo Chávez fue elegido en 2013 para un período de seis años.

El miércoles, el mandatario venezolano consideró sin "viabilidad política" los intentos de la oposición por sacarlo del poder.

"Nada de lo que están haciendo tiene viabilidad política, y la revolución aquí se va a continuar y va a tener a este presidente por lo menos hasta el 2018", aseguró Maduro en un encuentro con sus partidarios.

Márquez desestimó esa declaración señalando que es similar a las expresiones triunfalistas del presidente antes de las elecciones legislativas del pasado 6 de diciembre, que la MUD ganó de forma aplastante poniendo fin a 17 años de hegemonía chavista.

"Lo mismo está diciendo hoy y se vuelve a equivocar. El pueblo venezolano ha decidido cambiar y lo ha hecho de una manera contundente. Le daremos una lección de democracia y convencimiento cívico que no tendrá otra alternativa que abandonar (el palacio de) Miraflores", sostuvo el asambleísta.

 

PUB/IAM