La policía de Rio de Janeiro pidió este viernes la prisión preventiva de seis hombres y un adolescente por haber violado en grupo a una joven y difundido imágenes de la agresión en internet, informó la jefa de la investigación.

El caso conmocionó a Brasil y dio la vuelta al mundo: a fines de mayo, una adolescente de 16 años denunció haber sido violada por 33 hombres en un barrio de la empobrecida zona oeste de Rio de Janeiro.

La principal prueba fue el celular de uno de los sospechosos, con el que ellos mismos filmaron, se sacaron selfis y dispararon las alarmas de la policía al difundirlo en las redes sociales: en el video podía verse a una joven inconsciente, rodeada de un grupo que aseguraba la chica había sido violada por "más de 30".

Concluida la investigación, la policía halló pruebas para incriminar a siete personas: a cinco de ellos, incluido un menor de edad, por participar de la violación y a dos exclusivamente por haber divulgado las imágenes. Tres de ellos ya se encuentran presos.

Sobre la cantidad de hombres que violaron a la joven, quien afirmó fueron 33, la policía encargada de la investigación, Cristiana Bento, aclaró que "por una perturbación o un trauma (la víctima) puede haber tenido un recuerdo erróneo", pero que habrá una nueva investigación para determinar si hubo más participantes.

Ahora la fiscalía decidirá si acusa a las siete personas señaladas como probables autores por la policía y el caso continúa su curso en la justicia, que podría determinar penas de hasta 15 años de prisión, según detalló la policía.

Ocurrido dos meses antes de que comiencen los Juegos Olímpicos en Rio, el caso conmocionó a los brasileños, que lo debatieron ampliamente en las redes sociales y salieron a las calles a protestar contra la violencia sexual y el machismo.

La repercusión de este hecho hizo que el Senado aprobara penas más duras para los casos de violación colectiva, una medida que aún deben aprobar los diputados.

Brasil registra altísimas tasas de violencia contra las mujeres. Según expertos y movimientos feministas, en el país impera una "cultura de la violación" que fomenta estos crímenes.

Las estadísticas de 2015 muestran que la zona oeste de Rio concentró cerca de la mitad de las denuncias por violaciones: 705 de un total de 1.610.

Según datos recopilados por la reconocida ONG Foro de Seguridad Pública, en 2014 la policía brasileña registró una agresión sexual cada 11 minutos.

 

PUB/IAM