Las fuerzas fronterizas turcas están disparando contra refugiados sirios que huyen de la guerra civil de su país e intentan cruzar hacia Turquía, según informa el Observatorio Sirio de Derechos Humanos y el periódico inglés The Times.

Serían 16 personas, entre ellas tres niños, las víctimas mortales consignadas por fuego de la guardia fronteriza en los últimos cuatro meses. No se descarta que sean más las víctimas fatales según ha dicho un oficial de la policía siria al rotativo inglés.

Este anuncio llega once días después de que la Unión Europea y Turquía anunciaran un acuerdo en el que se comprometen a traspasarte refugiados: cada persona que llegue de forma ilegal a las costas de Grecia será enviada a Turquía con el compromiso de que la UE acogerá al mismo número de refugiados desde Turquía.

Las dudas se centran en la inviabilidad del acuerdo: de los miles de espacios de acogida para refugiados, los países de la UE no han cumplido ni con la mitad.

Este hecho cuestiona aún más el acuerdo alcanzado por la UE. Ya Naciones Unidas ha recordado que la expulsión de personas está prohibida por sus cartas fundamentales, mientras que distintas agrupaciones humanitarias han asegurado en los últimos días que Turquía no es un país amable para los sirios.

Cabe recordar que a mediados del año pasado, Turquía comenzó la construcción de un muro de hormigón en su frontera, con el objetivo de controlar a las masas migrantes desde Siria.

PUB/FHA