Donald Trump arremetió contra su partido, el Republicano, y contra los que no le apoyan este martes en la mañana a través de Twitter. Una serie de figuras políticas le quitaron su respaldo al candidato después del segundo debate presidencial del domingo, quedándose más solo en la carrera. El último había sido Paul Ryan, el presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, con quien ha tenido ya varios roces durante la campaña.

“Nuestro muy débil e inefectivo líder, Paul Ryan, hizo una desafortunada declaración vía telefónica, en la que sus miembros se volvieron locos por su deslealtad”, dijo Trump a través de su cuenta @RealDonaldTrump. Esto, después de que Ryan les dijera a los republicanos del Congreso que se sintieran libres de apoyar o no a Trump.

El éxodo sucede después de que en el debate del domingo pasado, Donald Trump no sólo arremetiera contra Bill Clinton por los escándalos sexuales en los que ha estado involucrado, sino que también asegurara de que en caso de ser elegido presidente, organizará un grupo de fiscales que se dedicará exclusivamente a investigar el caso de los correos electrónicos que Hillary Clinton hizo desaparecer y que la tuvieron bajo la mira del FBI en julio.

“Los republicanos desleales son más difíciles que la torcida de Hillary. Te vienen de todas partes. No saben cómo ganar. ¡Yo les voy a enseñar!”, aseguró Trump. Además, agregó que “Es muy bueno que me hayan quitado los grilletes, ahora puedo luchar por Estados Unidos como quiero”.

Aseguró, además, que "exceptuando el caso de Bernie Sanders, los demócratas han demostrado siempre ser mucho más leales que los republicanos".

PUB/FHA