Los candidatos presidenciales estadounidenses Hillary Clinton y Donald Trump protagonizaron el lunes un áspero choque en su primer debate, con abundantes acusaciones cruzadas que no dejaron un vencedor categórico, aunque con una leve ventaja para la ex Secretaria de Estado.

En un choque de importancia crucial, ya que ambos están virtualmente empatados en los sondeos, Clinton, de 68 años, y Trump, de 72, mostraron una esperada divergencia en asuntos económicos y de política exterior, pero por sobre todo usaron una abundante retórica en ataques personales.

 

PUB/NL