Isabel II ha reinado durante más de 63 años y no muestra signos de querer retirarse, aunque en los últimos años ha delegado parte de sus funciones a los miembros más jóvenes de la familia real.

Una nueva encuesta sugiere que el público británico quiere que las cosas sigan así, y un 70% cree que debería reinar el mayor tiempo posible, el porcentaje más alto desde 1981.

El apoyo a la monarquía sigue siendo elevado, con un 76% de aceptación, según la encuesta de Ipsos-Mori para el King's College de Londres.

"La reina es muy popular, agrada personalmente y la gente opina que hizo un trabajo excelente", dijo a la AFP Roger Mortimore, profesor en el Instituto de Historia Contemporánea británica de esta prestigiosa universidad.

Las celebraciones del jueves serán de bajo perfil y los principales eventos públicos, incluyendo un desfile militar y un almuerzo para 10.000 personas en el Mall, la larga avenida frente al palacio de Buckingham, tendrán que esperar a junio, cuando se festeja oficialmente el cumpleaños.

Aún así, la reina recibirá una torta elaborada por Nadiya Jamir Hussain, la muy popular ganadora de "The Great British Bake Off", un concurso televisivo de repostería.

"Estoy tan nerviosa que ni siquiera puedo mirar al horno", dijo Hussain, que presentará personalmente el pastel a la reina.

La reina, al frente de cuatro generaciones de la Casa de Windsor, presidirá una cena de cumpleaños familiar organizada por su heredero, el príncipe Carlos.

Carlos y su hijo Guillermo están asumiendo cada vez más funciones, aunque en 2015 la reina todavía atendió 341 compromisos oficiales en 2015, incluyendo visitas de Estado a Malta y Alemania.

Guillermo, quien con su esposa Catalina y sus dos hijos pequeños aportó una nueva energía a la familia real, rindió homenaje a la matriarca, a la que él y su hermano Enrique llaman "la jefa".

"Soy increíblemente afortunado de tener a mi abuela en mi vida. A medida que se acerca a los 90, tiene una energía más extraordinaria", explicó Guillermo.

- Almuerzo con Obama -

La reina ha visto desfilar 12 primeros ministros por Downing Street desde que ascendió al trono en 1952, reuniéndose una vez a la semana con ellos, además de recibir información diaria de las actividades del Parlamento.

El primer ministro conservador, David Cameron, rendirá homenaje a la monarca en el parlamento el jueves, mientras que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, le presentará también sus respetos acudiendo a almorzar con ella en Windsor el viernes.

En septiembre del año pasado, la reina rompió el récord de la reina Victoria y se convirtió en la/el monarca británica/o con más años en el trono.

La reina es ampliamente considerada como una presencia constante y estabilizadora en un mundo turbulento, una percepción que ha cultivado negándose a hacer públicas sus opiniones personales.

Su determinación a distanciarse de la política se ha visto bajo presión a medida en el referéndum sobre la permanencia en la Unión Europea del 23 de junio, como ya ocurrió con el referéndum de independencia de Escocia.

Así, un diario tituló recientemente "La reina apoya la salida de la UE" apoyándose en declaraciones bajo anonimato de alguien que aseguró haberle oído hace años un comentario desfavorable al bloque europeo.

El titular dio lugar a un poco frecuente desmentido del palacio de Buckingham, que recordó que la reina siempre ha sido, es y será políticamente neutral.

 

PUB/IAM