Al menos diez civiles murieron hoy en ataques de los rebeldes y bombardeos aéreos del régimen sirio en zonas de la ciudad septentrional siria de Alepo, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Seis de las víctimas, entre ellas dos hermanas menores de edad y una mujer, perdieron la vida por ataques de facciones insurgentes e islamistas en los barrios de Manian, Nuevo Alepo y Al Mokambo, bajo el control del Gobierno sirio.

Mientras, un niño, dos mujeres y un hombre fallecieron por bombardeos de la aviación siria en las zonas de Al Marsha, y al Muasalat, también situadas en Alepo, capital de la provincia homónima.

Ayer, al menos 10 personas murieron, entre ellos un menor, en bombardeos de la aviación militar en el barrio de Al Bab, también en Alepo.

Por otra parte, el jefe militar del Movimiento Islámico de los Libres de Sham, Mayed Husein al Sadeq, murió anoche junto a tres miembros del grupo en un ataque suicida en el noroeste de Siria, informó anoche el Observatorio.

El atentado fue perpetrado por un hombre con un cinturón de explosivos junto a miembros del grupo que se hallaban frente a la sede del movimiento, en la localidad de Bench, ubicada en la provincia de Idleb.

El suicida llegó al lugar en una moto y luego caminó hacia el grupo y se inmoló.

Hasta ahora ninguna organización rebelde o islamista ha asumido la autoría del ataque.

Casi toda la provincia de Idleb está en poder del Frente al Nusra -filial siria de Al Qaeda- y de facciones rebeldes aliadas de tendencia islamista.

 

PUB/IAM