Unos ladrones ayudaron a la policía de Nueva York, sin darse cuenta, a encontrar una bomba en el elegante barrio de Chelsea, informó este lunes el jefe de detectives tras la detención del sospechoso de colocar ese dispositivo y detonar otro.

La noche del sábado se encontró una olla a presión en la calle 27, a unas cuatro cuadras del lugar en el que antes había explotado una bomba similar, hiriendo a 29 personas.

"Tenemos un video de dos personas que agarraron una bolsa, sacaron de ella el dispositivo y luego se marcharon con la bolsa", dijo el jefe de detectives de Nueva York, Robert Boyce, en una rueda de prensa este lunes.

"Cuando agarraron la bolsa parecían no creerse que hubieran encontrado eso en la calle", contó.

La policía ahora intenta localizar y hablar con los dos testigos.

De momento "es difícil decir" si los ladrones tiraron un cable del dispositivo sin darse cuenta, lo que habría desactivado la bomba, indicó Boyce.

Un portavoz de la policía dijo a la AFP que los hombres no desactivaron la bomba, sino que fue detonada con medidas de seguridad por las fuerzas de seguridad y enviada al FBI para su análisis.

En el vecino estado de Nueva Jersey, dos mendigos también encontraron una mochila que contenía cinco bombas caseras en Elizabeth, la localidad del sospechoso de origen afgano Ahmad Khan Rahami.

Los hombres tomaron la mochila con la esperanza de que contuviera algo de valor, y caminaron por la calle antes de darse cuenta de que algo iba mal, dijo a la prensa el alcalde de Elizabeth, Chris Bollwage.

Cuando se percataron de los cables y de uno de los dispositivos, dejaron la mochila y fueron a avisar a la policía.

Los agentes desactivaron más tarde ese nido de bombas, detonando por accidente uno de los dispositivos, aunque no hubo que lamentar heridos, dijo el FBI.

La policía arrestó a Rahami en Nueva Jersey este lunes tras dispararle en una pierna durante un tiroteo. Era buscado por su conexión de la explosión de Nueva York y con otro ataque con bomba en Nueva Jersey el sábado.

PUB/CF